29 C
Cancún
Más
    GeneralesUtilización de Orina como Fertilizante: Una Alternativa Prometedora en Chile

    Utilización de Orina como Fertilizante: Una Alternativa Prometedora en Chile

    Opinión

    En Chile, la escasez y el alto costo de los fertilizantes tradicionales han llevado a la investigadora chilena Dafne Crutchik y su equipo a explorar una solución inusual pero prometedora: la utilización de orina como fuente de fósforo, un componente esencial para la producción agrícola. Aunque esta práctica ya se lleva a cabo en varios países alrededor del mundo, en Chile enfrenta barreras regulatorias y reticencias por parte de la población.

    El fósforo, obtenido principalmente de depósitos minerales, se ha vuelto cada vez más valioso debido a la disminución de las reservas mundiales y a factores geopolíticos como la guerra en Ucrania, que han disparado los precios de los fertilizantes y sus componentes. Ante este panorama, la propuesta de Crutchik de extraer fósforo de la orina se presenta como una alternativa viable y económicamente competitiva.

    El proceso de fabricación de fertilizantes a partir de orina implica una combinación de este líquido con agua de mar, que aporta el magnesio necesario, seguido de un período de reposo para permitir la «precipitación del fósforo», resultando en cristales de fósforo blanco listos para su uso como fertilizante. Según Crutchik, 500 gramos de estos cristales podrían fertilizar una tonelada de tierra para cultivar tomates, lo que ilustra el potencial de esta técnica para la agricultura.

    A pesar de sus beneficios, la utilización de orina como fertilizante enfrenta desafíos significativos en Chile. La orina no está incluida en el listado oficial de los 679 fertilizantes autorizados por las autoridades, lo que la excluye de su uso legal en la agricultura. Además, existen reticencias por parte de la población debido a la falta de información y a ciertos tabúes asociados con el uso de orina con fines agrícolas.

    No obstante, la evidencia respalda la seguridad y eficacia de este enfoque. La Organización Mundial de la Salud recomienda dejar reposar la orina durante algunos días antes de utilizarla como fertilizante, lo que reduce cualquier riesgo potencial para la salud. Además, la masificación de fertilizantes basados en orina podría contribuir significativamente a la reducción de la contaminación por fósforo, un factor importante en la degradación de ecosistemas acuáticos y la pérdida de biodiversidad, según el Programa para el Medio Ambiente de la ONU.

    En resumen, la utilización de orina como fertilizante representa una alternativa prometedora para abordar los desafíos de la producción agrícola en Chile. Sin embargo, su implementación a gran escala requiere superar barreras regulatorias y educativas, así como promover una mayor aceptación por parte de la sociedad. Con el respaldo adecuado, esta innovadora práctica podría desempeñar un papel fundamental en la seguridad alimentaria y la sostenibilidad ambiental en el país.

    Recientes