27 C
Cancún
Más
    OpiniónTurismo a la Luna y a Marte: Cristina Alcayaga

    Turismo a la Luna y a Marte: Cristina Alcayaga

    Opinión

    El 20 de abril se produjo un hecho que conmovió al mundo: el cohete Starship de SpaceX, el sistema de lanzamiento más poderoso jamás construido, explotó en el aire minutos después de despegar desde Texas. Se trataba del primer vuelo de prueba de un proyecto empresarial que aspira a llevarnos a la Luna y a Marte en esta década, y que promete revolucionar el transporte espacial con su reutilización total.

    Aun así, no pude evitar sentirme muy triste al ver cómo se desintegraba el cohete en una nube de humo y fuego. No solo por el dinero y el tiempo que se han invertido en su desarrollo, sino porque también, implica un retraso a las expectativas de millones de personas que sueñan con ver hechos realidad los viajes recreativos al espacio exterior. Elon Musk, fundador y CEO de SpaceX, no consideró el lanzamiento como un fracaso, sino como una oportunidad para aprender y mejorar; pues como visionario y optimista que es, ya anunció que habrá un nuevo lanzamiento en unos meses.

    Esto me hizo recordar que, desde tiempos remotos, uno de los grandes sueños del ser humano ha sido alcanzar la Luna; tanto así, que ha sido inspiración para muchos; desde Luciano de Samosata, escritor del siglo II d.c. que en su obra, Relatos Verídicos, narra cómo un barco llega a la luna por causa de un tifón; hasta Julio Verne, escritor francés del siglo XIX, que, en su obra, de la Tierra a la Luna, imagina cómo tres hombres, son lanzados hacia el astro desde un cañón gigante. También existen poemas como, La Luna Asoma, de Federico García Lorca, que expresa el efecto hipnótico y misterioso de la luna sobre la naturaleza y el ser humano; o Viaje, de Alfonsina Storni, que cuenta cómo la luna le revela al poeta, las tres viejas palabras: muerte, amor y misterio.

    Esperamos que el próximo lanzamiento sea un éxito y que podamos ver pronto el despegue de la era espacial comercial. Mujeres y hombres siempre hemos añorado conocer más allá de lo que alcanza la vista y sorprendernos de los misterios del universo. Hoy en la noche, asómense a saludar a la luna.

    Me despidoy les invito a seguirme en Twitter @Cristinalcayaga.

    Recientes