31 C
Cancún
Más
    OpiniónMiedo del IFT al ratón Mickey: Darío Celis

    Miedo del IFT al ratón Mickey: Darío Celis

    Opinión

    Inició la cuenta regresiva para que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) dé por concluido el proceso de venta de los canales de Fox Sports en México. El 5 de octubre es la fecha fatal.

    Pero a The Walt Disney Company, el conglomerado presidido por Bob Chapek, cada día se le ve más distante la jugada de seguir controlando los canales deportivos por la puerta de atrás.

    Su última carta se la tira con el grupo español Media Pro y con el empresario yucateco de la televisión, Alejandro García Gamboa. El primero ya entregó una oferta no vinculante para comprar Fox Sports.

    Pero la realidad es que Media Pro, de Jaume Roures, va como ariete de Disney porque ya son socios en la producción de contenidos deportivos que se transmiten en Brasil por los canales de ESPN.

    Dicho de otra forma, con este frente Disney seguirá monopolizando la producción, distribución y explotación de contenidos deportivos desde México hasta Argentina, dándole la vuelta a los reguladores regionales.

    Cuando Disney anunció la compra de Twenty-First Century Fox fue obligado a vender Fox Sports porque ya tenía en la panza ESPN. Pero a juzgar por los hechos, hace hasta lo imposible para no cumplir.

    El martes la Fiscalía Nacional Económica de Chile presentó un requerimiento contra Disney por haber entregado información falsa en el procedimiento de análisis que permitió la concentración de los canales.

    Aquí en México el IFT, que preside interinamente Adolfo Cuevas, ha asumido una actitud timorata, complaciente e indigna de un regulador. Se ha plegado a la supremacía de Disney y sus abogados.

    Más allá de que ha alargado inecesariamente los plazos de cierre, el pleno del IFT ha sido omiso en hacer cumplir su propia resolución al seguir ampliando fechas para encontrar compradores que ya se retiraron.

    Primero fue AT&T, que preside John Stankey, y más recientemente Fox Media de Rupert Murdoch. Y es que ya cayeron en cuenta de que Disney no quiere vender acatando los compromisos con reguladores.

    Además, la operación de los canales deportivos es un negocio ruinoso. Se estima que Fox Sports pierde al año aproximadamente unos 70 millones de dólares.

    La producción de los canales deportivos se financiaba en parte de los demás canales del grupo, como FOX Channel, FX, FXM, National Geographic, National Geographic Wild y Cinecanal.

    En la recta final quedó solamente Media Pro, con el conflicto que tiene de ser cliente y proveedor de Disney, aliado al dueño de Sipse, pero que va en calidad de inversionista independiente sin mayor capital.

    Por cierto, que en descargo al IFT, le requirió a García Gamboa información sobre el origen de los supuestos recursos con los que está entrando a la compra de Fox Sports.

    A propósito del comisionado presidente del IFT, ayer la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación le dio un espaldarazo porque con los votos de los ministros Yasmín Esquivel, Alberto Pérez Dayán y Luis María Aguilar, Adolfo Cuevas podrá tomar en sus manos el control total del regulador. La Corte le dio palo a la reforma a los estatutos orgánicos del Instituto Federal de Telecomunicaciones que el propio pleno promovió para limitar el radio de acción de Cuevas como presidente interino. ¿Se acuerda? Apenas en julio los comisionados Mario Fromow, Javier Juárez Mojica, Arturo Robles, Sóstenes Díaz y Ramiro Camacho le echaron montón a Cuevas para que fuera el pleno y no el interino quien removiera titulares de unidades o directores generales. El Senado, vía Ricardo Monreal, impugnó. Se dice que fue el zacatecano, principal soporte de Cuevas, quien operó políticamente para este espaldarazo.

    El SAT, que comanda Raquel Buenrostro, encontró importantes montos de defraudación fiscal en el Grupo IUSA y ya citó a su presidente, Carlos Peralta Quintero. Los movimientos tienen que ver con licitaciones en el sexenio de Enrique Peña Nieto y transferencias que estarían relacionadas con la ex primera dama, Angélica Rivera. El expediente es de esos considerados en Palacio Nacional como extremadamente sensibles por la cercanía del ex dueño de Grupo Iusacell con los gobiernos priístas. Basta con recordar que Raúl Salinas de Gortari funge como vicepresidente del grupo. En Presidencia se sopesa el impacto de una eventual embestida a IUSA por la influencia histórica como proveedor de la CFE, incluso también sobre la administración de Manuel Bartlett Díaz.

    Algunos panistas que fueron señalados en la declaración que Emilio Lozoya Austin entregó a la Fiscalía General de la República, ya están buscando penalistas. Un bufete por el que han desfilado es el de los rudos Felipe Gómez Mont y José Zapata. Si usted cree que la 4T dejó de lado el expediente del ex director de Pemex y su cruzada contra los dos últimos gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, está equivocado. No pierda de vista a Rafael Caraveo, el ex secretario técnico del Senado y asistente de Jorge Luis Lavalle, señalado de recibir supuestos sobornos para “aceitar” la Reforma Energética. Se está acogiendo al criterio de oportunidad que le ofreció la dependencia de Alejandro Gertz Manero.

    La secretaria de Energía, Rocío Nahle, asegura que KBR no ha salido del proyecto de la nueva refinería de Dos Bocas. Sin embargo, ya es público que entraron al quite para desarrollar la segunda fase de los paquetes 4 y 6 otros jugadores. Nosotros aquí le informamos desde marzo que ICA que dirige Guadalupe Phillips, Techint de Paolo Rocca e Idinsa de Víctor Ortiz, estaban tomando la estafeta. Grupo Hostos, de Abraham Baruch, que era contraparte de KBR, que representa Dante Caravaggio, también ya salió. Lo peor es que tras los estadounidenses irían los coreanos de Samsung, que tienen los paquetes 2 y 3. Ya se verá.

    En Cancún sigue la construcción del Hotel Riu Punta Nizuc con todo y dos suspensiones provisionales del 7º Juzgado de Distrito y del Tercer Tribunal Colegiado. Se reclama que el proyecto de 572 cuartos tenga licencia de construcción, pese y a que afecta áreas naturales protegidas. El Fonatur, de Rogelio Jiménez Pons, ya rechazó la inversión de mil millones de pesos y amaga con suspender servicios en la zona hotelera si el gobierno de Mara Lezama autoriza más proyectos. Pero la morenista hizo caso omiso y ya abrió la puerta a otra megaobra: el Hotel Gran Island Cancún, de tres mil habitaciones y 10 mil millones de pesos de inversión.

    Hoy se autoriza el préstamo de hasta mil millones de dólares de Aeroméxico, que dirige Andrés Conesa. Este jueves la jueza Shelley Chapman da luz verde a la capitalización de Apollo Global Management. La empresa de Eduardo Tricio y Valentín Diez Morodo ya estará en posibilidades de celebrar los demás contratos de crédito. Le adelanté que viene otro de 100 millones con lo que se completará el primer paquete y el mes entrante otro de 170 millones hasta cubrir el compromiso con el fondo que preside Leon Black. La entrada de capital fresco es crucial para la sostenibilidad de la compañía, sobre todo las fuentes de empleo.

    Recientes