28 C
Cancún
sábado, septiembre 25, 2021
Más
    OpiniónSalud pública fracturada: Darío Celis

    Salud pública fracturada: Darío Celis

    Opinión

    Para nadie es un secreto que el sistema de salud en México se encuentra enfermo, fracturado, grave, irónicamente por la desatención e incapacidad de quienes podrían haberle dado un tratamiento adecuado para su restablecimiento y no, como ocurre hoy, queriéndolo revivir con soluciones erráticas que lo mantienen en terapia intensiva.

    Y es que desde el inicio de la presente administración el desabasto de medicamentos ha sido tema de todos los días. El supuesto “nuevo modelo de compras consolidadas” presentado en mayo de 2019 por Raquel Buenrostro, en ese momento oficial mayor de Hacienda, se convirtió en un verdadero cuello de botella, paralizando la atención de millones de enfermos, que hoy ante la falta de medicinas se debaten entre la vida y la muerte.

    Tan solo en junio pasado, la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC) denunciaba el desabasto de medicamentos oncológicos, denuncia a la que se sumaron miles de padres de familia desesperados por no contar con los insumos oncológicos que les permitiera a sus hijos seguir con sus tratamientos médicos, y que hoy en día siguen adoleciendo.

    Pero no sólo en este tema. La falta de visión, planeación y organización mantiene extraviadas a la fecha, más de 18 millones de dosis de vacunas contra la Covid-19, y de las cuales no ha sabido informar o no sabe a dónde fueron a parar, el subsecretario de Protección de la Salud, Hugo López Gatell.

    Así de lamentable la crisis por no decir trágica, la gestión de los operadores de la 4T, en un sector que debería ser por el contrario el de mayores atenciones y cuidado.

    La insensibilidad mayúscula de Buenrostro y López Gatell ante el desabasto y pérdida de medicamentos, se está convirtiendo en el distintivo del gobierno del cambio. Sin duda, se trata de una cartera que les ha quedado grande a ambos funcionarios, como lo es aplicar una eficiente estrategia de compra de medicamentos y protección de la Salud.

    Qué pensarán los ciudadanos del actual gobierno, después de que pase la pandemia y de los miles de muertos que haya dejado a su paso: ¿seguirán apoyando el proyecto de la 4T?

    No, el presidente Andrés Manuel López Obrador no se ha pronunciado a favor o en contra de que la Oficina de las Naciones Unidas para Servicios de Proyectos (UNOPS) continúe haciéndose cargo de la compra de medicinas e insumos para la salud, como publicamos ayer. Pero es completamente cierto que el director del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) convocó a sus colegas del IMSS y el ISSSTE para informarles que esa instancia que dirige Grete Faremo seguirá coordinando la compra consolidada del 2022. Sin duda alguien influyente y muy cercano a Palacio Nacional está abogando por la UNOPS, que dirige aquí Fernando Cotrim. También es cierto que a Zoé Robledo le molestó lo que escuchó de boca de Juan Antonio Ferrer. Y es que él y su colega, Luis Antonio Ramírez, terminaron haciéndole el trabajo a esa oficina que apenas pudo comprar 30% de los requerimientos. Y por ello cobra una comisión de 4% sobre el monto adquirido.

    Y en más de salud y de Hugo López-Gatell, vaya disputa la que tiene con el director de Birmex, Pedro Zenteno, por el desarrollo de ciertas políticas en torno a proveedores de medicamentos, vacunas e insumos para la salud. El primero, por ejemplo, pretende favorecer a determinadas empresas privadas para convertirlas en aliadas consentidas de la 4T, como es el caso de Landsteiner Scientific, el laboratorio mexicano de Miguel Granados, al que el llamado “zar anticoronavirus” quiere asignarle la exclusividad para importar y comercializar la vacuna rusa Sputnik V, además de otros tratamientos de alto consumo en el sector público. El segundo, a su vez, quiere crear cuatro grandes centros de producción de vacunas en el país privilegiando acuerdos con empresas internacionales.

    El presidente Andrés Manuel López Obrador y la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, tendrán que abstenerse de seguir hablando de un rescate de Mexicana de Aviación como parte de los esfuerzos que desde el Instituto Nacional de la Economía Social y un grupo de inversionistas privados liderados por Salvador Álvarez hacen para lanzar una aerolínea. La realidad es que de lo que se trata es de crear una nueva empresa que absolutamente nada tendrá que ver con la compañía que quebró Gastón Azcárraga. Como decíamos hace un par de días, la 4T no va rescatar a los cerca de 8 mil 650 ex trabajadores. No resolverá un problema, más si lo heredó el gobierno de Felipe Calderón.

    Hasta ahora no existe ninguna orden de aprehensión contra el presidente de Interjet, Alejandro del Valle. Lo que sí una querella promovida por la Procuraduría Fiscal de Carlos Romero por evasión fiscal. Esa circunstancia impide reflotar a la aerolínea que cada día más se enfila a una quiebra. El visitador Enrique Estrella no ha podido ingresar a la compañía porque los trabajadores las tienen tomadas. Por si lo anterior no fuera suficiente, los asesores legales y financieros del concurso mercantil están renunciando. Fue el caso de los abogados de Del Castillo y Castro, que llevan al alimón Fernando del Castillo y Alfonso Castro. Los financieros de Argoss Partners, de Carlos Ortiz-Cañavate, ya lo evalúan.

    Mañana el mediador de las ofertas de refinanciamiento de Aeroméxico, el juez Sean Lane, cerrará el proceso de recepción. Acto seguido, tocará a la compañía que dirige Andrés Conesa y a sus acreedores analizarlas y decidir con cuál se quedan. Son tres. Una de un comité de acreedores comunes liderado por Bank of America Merrill Lynch que preside Brian Moynihan, otra de bonistas como BlackRock de Larry Fink y Cerberus que capitanea John W. Snow, y la conocida de Apollo Global, que lidera Marc Rowan. Esta última hasta ahora es apoyada por Delta que encabeza Ed Bastian y los accionistas Eduardo Tricio, Valentín Diez Morodo, Eduardo Esteve y Antonio Cosío.

    Ahora resulta que Frida Kahlo Corporation, que posee los derechos de propiedad intelectual de la artista, emplazó a la Federación Mexicana de Futbol Asociación. El 2 de agosto Yon de Luisa recibió un aviso de los representantes legales de esa firma que dirige Beatriz Alvarado, domiciliada en Panamá, en la que se le apercibe para que se abstenga de violar la ley. Y es que el 6 de julio anunció una alianza comercial con las descendientes de la pintora, que a su vez en 2005 habían cedido sus derechos a la firma centroamericana. Es la misma rama de la familia que negoció con Ocesa de Alejandro Soberón y que provocó la reacción de la los herederos de Dolores Olmedo, dueña de las obras de Frida Kahlo.

    Recientes