27 C
Cancún
Más
    Quintana RooCancúnPreocupación Ambiental ante el Derrame de Cemento en la Construcción del Puente...

    Preocupación Ambiental ante el Derrame de Cemento en la Construcción del Puente Nichupté

    Opinión

    En un reciente acontecimiento que ha generado preocupación entre los ambientalistas y la sociedad en general, se ha hecho público el derrame de cemento durante el colado de pilas de cimentación en la obra del Puente Nichupté, el cual conectará Cancún con la Zona Hotelera. Este incidente ha suscitado la atención de diversas organizaciones y activistas preocupados por los posibles impactos ambientales.

    Carlos Dehesa, portavoz de una de las organizaciones ambientales involucradas, ha confirmado la preparación de una denuncia ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en respuesta a este incidente. Esta acción busca garantizar la responsabilidad y la aplicación de medidas correctivas por parte de las autoridades pertinentes.

    Aracely Domínguez, presidenta del Grupo Ecologista del Mayab (Gema), ha expresado su preocupación por la aparente falta de responsabilidad en los trabajos de construcción, señalando específicamente la contaminación del agua en la laguna como una de las consecuencias más alarmantes de este incidente. Además, reiteró su rechazo al proyecto federal del Puente Nichupté, argumentando los impactos ambientales negativos, incluida la destrucción del manglar y los pastos marinos.

    José Urbina Bravo, reconocido activista ambiental, ha destacado la importancia de seguir los procedimientos legales adecuados y presentar denuncias formales ante las instancias correspondientes. Además, ha resaltado la larga necesidad de medidas de rescate para la laguna, que ha sufrido deterioro ambiental durante más de una década.

    Guillermo D’Christy, experto en hidrología y miembro de Cenotes Urbanos, ha criticado tanto a las compañías constructoras como a las autoridades por lo que considera un desprecio al cuidado ambiental, no solo en el proyecto del Puente Nichupté, sino también en otros proyectos como el del Tren Maya. Su preocupación refleja una creciente demanda de mayor responsabilidad ambiental en el desarrollo de infraestructuras.

    En contraposición a estas preocupaciones, la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) ha asegurado que se está llevando a cabo el programa de restauración ambiental más grande en su historia en el Puente Vehicular Nichupté. Según la SICT, la construcción cumple con una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) aprobada por la Semarnat y está siendo supervisada por tres empresas especializadas.

    El proyecto contempla la apertura de canales sobre polígonos de manglares como parte de programas de compensación, y en cuanto al levantamiento de sedimentos, se asegura que no se trata de sustancias tóxicas. La SICT ha afirmado que se están implementando medidas de mitigación y que se cuenta con la regularización a cargo de empresas ambientales contratadas.

    En conclusión, el derrame de cemento en la construcción del Puente Nichupté ha suscitado una serie de preocupaciones ambientales y críticas por parte de diversos sectores de la sociedad y activistas. Si bien las autoridades aseguran estar cumpliendo con las normativas ambientales y aplicando medidas correctivas, la demanda por una mayor responsabilidad y cuidado ambiental en los proyectos de infraestructura continúa siendo una prioridad para muchos.

    Recientes