31 C
Cancún
Más
    Opinión2 años. 2 guerras. 1 enemigo: Armina Wolpert

    2 años. 2 guerras. 1 enemigo: Armina Wolpert

    Opinión

    El mundo entero, incluyéndome, quedó paralizado ante la noticia de algo que
    no debería haber sucedido. Todos decían que no habría invasión rusa a Ucrania,especialmente la misma Rusia.

    El 24/02/2022 se convirtió en un punto de inflexión no solo para ambos países, sino para el mundo entero.
    El 24.02.2024 fue el momento después del cual la raza humana comenzó a degradarse y la evolución se detuvo.
    El 24/02/2022 fue el comienzo de un cambio en la historia mundial en su concepto humanitario, donde las organizaciones mundiales y sus líderes debieron participar, pero no cumplieron con su papel.
    24/02/2022 Putin abrió la caja de Pandora, que demostró al mundo no solo su crueldad personal, sino también la impotencia de las instituciones internacionales responsables de la convivencia pacífica de los países, que debieron actuar de inmediato cuando se violaba el derecho internacional y no simplemente expresar preocupación durante años.


    Esto creó un espacio de impunidad, que instantáneamente se llenó de atrocidades aún mayores. El agresor nació gracias a eso, así como hace 85 años, probando los límites de lo permitido… y los límites comenzaron a evaporarse. Apareció el agresor, pero Churchill y Roosevelt, no.


    El mundo está cansado de hablar de esta guerra. Las noticias guardan silencio.


    Permítanme recordarles que la guerra continúa todos los días. Va mal. Con bombardeos diarios y muertes de civiles. Permítanme recordarles que los rusos no derrotaron a Ucrania, sino que destrozaron al país en todos sus aspectos: a pedazos de los territorios ocupados, donde la población local está zombificada con la ideología del imperialismo ruso. A pedazos a millones de familias que se separaron de sus hijos y esposas por dos años de guerra.
    A pedazos, cientos de miles de familias cuyos hijos fueron robados, llevados a supuestos campamentos de verano, y ese verano no ha terminado aún desde hace casi dos años. A pedazos de cuerpos humanos: dejaron inválidas a cientos de miles de personas. Cientos de miles de niños y esposas quedaron huérfanos y viudas. Y también minaron cada centímetro
    de la tierra más fértil de Europa.

    2 años es la unidad de medida para la impotencia de la comunidad mundial y sus líderes. Lo que le pasó a Ucrania fue la primera demostración de la “eficacia” de organizaciones como la ONU o la Cruz Roja: organismos que resultaron completamente incompetentes para el tiempo para el que fueron creados, para el tiempo de guerra, para la reacción y métodos de lucha contra el terrorismo. Durante estos dos años hemos empezado a sospechar que algo anda mal con el sistema de protección mundial.

    Pero después del 7 de octubre de 2023 se nos reveló una terrible verdad: la coexistencia pacífica está completamente indefensa frente al terrorismo. El ataque de los bárbaros de Hamás contra la población civil de Israel, contra personas cuya única culpa era ser judíos, de repente nos recordó los mismos acontecimientos de hace 85 años.
    Kfir Bibas, un bebé israelí de un año, todavía está en manos de las bestias de Hamás, al igual que otros 133 civiles israelíes que fueron capturados ese oscuro y terrible día del 7 de octubre del año pasado. Mujeres israelíes que fueron violadas y que el mundo decidió no creerles. Ni siquiera en su muerte o en su embarazo.
    La segunda guerra fue inesperada, pero bien prevista. Formalmente ajena a la primera, pero claramente provocada por ella. Solo una persona ciega podría no ver la conexión y el beneficio entre incitar a la guerra en el Medio Oriente en el contexto de la guerra contra Ucrania.
    Nadie intentó ocultarlo: reuniones amistosas al más alto nivel entre gobiernos y organizaciones terroristas. El amor al terrorismo une, hace amigos, como lo hemos visto en conmovedores encuentros entre Irán, Rusia, Hamás, Hezbollah y otros. La formación del Eje del Mal fue demostrativa; una nueva división del mundo basada en el terror se convirtió en la norma y estrategia política. El terrorismo se ha vuelto sofisticado, tanto en la forma de matar a víctimas inocentes como en la forma de justificarlo: mantener el poder y/o aumentar
    territorios, o a veces crear un movimiento político de liberación.
    Los motivos pueden ser diferentes, pero su implementación es idéntica.
    El objetivo del terror es siempre la intimidación, por lo que el valor de la vida humana deja de existir. El valor más elevado de la civilización se está atrofiando por completo. Esto es lo que vemos desde el 24/02/2023, hasta el 07/10/2023: un mar de sangre y violencia que el mundo civilizado no había conocido en el último siglo. Lo que los terroristas tienen en común es que convierten la historia en una mentira política absoluta y absurda
    que solo un tal Carlson o los antisemitas pueden soportar.
    El mundo se enfrenta nuevamente a una elección crítica entre el bien y el mal. Y no están ni Churchill ni Roosevelt para salvarnos. Ni Golda Meir.
    Pero están Hitler y Rebentrop. Parece que es hora de remodelar los mitos. La cultura humana lleva mucho tiempo mintiendo, acostumbrando a la humanidad a la inevitabilidad de la victoria del “bien” sobre el “mal”; al inevitable triunfo de la justicia.
    Hoy, en los vehículos de la Cruz Roja -cuya función es llevar médicos y medicinas a los prisioneros de Hamás, prisioneros de un terrible cautiverio, donde las niñas siguen siendo violadas todos los días, los ancianos, los sobrevivientes del Holocausto y los niños mueren de hambre- transportan a terroristas.
    Hoy, los miembros de la organización de la ONU para la defensa de los palestinos (UNRWA) participa activamente en la masacre de los judíos.
    Ucrania, que se asfixia sin las armas prometidas,escucha los discursos de, al parecer, futuro presidente de Estados Unidos, que dice que el principal terrorista es un buen tipo y que podrá hacer lo que quiera.
    Dos guerras ya han causado millones de víctimas primarias y secundarias.
    Vivimos tiempos terribles.
    Una época que no tiene instituciones ni líderes que contrarresten el mal.
    Es como si los frenos del mundo civilizado hubieran fallado y esto fuera solo el comienzo.
    Avanza a toda velocidad y ¿se llevará también a Taiwán, Guyana, Armenia y otras víctimas del terrorismo disfrazado de destino histórico?
    Nos queda ser testigos y saber distinguir entre bien y mal, profundizar nuestro conocimiento histórico y saber quién es el verdadero enemigo del mundo.
    La ignorancia y la insensibilidad son un lujo que no podemos permitirnos el día de hoy

    Recientes