25 C
Cancún
Más
    GeneralesPanamá Evacuará su Primera Isla por el Aumento del Nivel del Mar

    Panamá Evacuará su Primera Isla por el Aumento del Nivel del Mar

    Opinión

    En una pequeña isla frente a la costa caribeña de Panamá, alrededor de 300 familias se preparan para un cambio drástico. Los Gunas de Gardi Sugdub, quienes han vivido durante generaciones en la isla, dedicada al mar y al turismo, se trasladarán la próxima semana a tierra firme. Aunque la mudanza es voluntaria, está marcada por un tono de resignación.

    La decisión de los Gunas de Gardi Sugdub inicia una serie de desplazamientos planificados para 63 comunidades a lo largo de las costas caribeña y pacífica de Panamá. Científicos y funcionarios gubernamentales prevén que el aumento del nivel del mar forzará a estas comunidades a reubicarse en las próximas décadas. Actualmente, los residentes indígenas continúan con sus actividades cotidianas, como la pesca y la vida escolar, pero son conscientes de la inminente mudanza.

    Nadín Morales, de 24 años, expresó sus sentimientos encontrados respecto a la reubicación. «Estamos un poco tristes, porque vamos a dejar atrás los hogares que hemos conocido toda nuestra vida, la relación con el mar, donde pescamos, donde nos bañamos y donde vienen los turistas, pero el mar está hundiendo la isla poco a poco», comentó Morales, quien se mudará con su madre, su tío y su novio.

    Impacto del Cambio Climático

    Gardi Sugdub es una de las aproximadamente 50 islas habitadas del archipiélago de Guna Yala. Con solo 366 metros de largo y 137 metros de ancho, esta pequeña isla ha sido afectada cada vez más por las inundaciones debido al cambio climático. Los esfuerzos de los Gunas por reforzar el borde de la isla no han podido frenar la invasión del agua salada. «Últimamente, he visto que el cambio climático ha tenido un impacto mayor», dijo Morales. «Ahora la marea llega a un nivel que antes no alcanzaba, y el calor es insoportable».

    La reubicación no es una idea nueva. Hace dos décadas, el gobierno autónomo de los Gunas decidió considerar la evacuación de la isla debido al hacinamiento, pero los efectos acelerados del cambio climático han precipitado la decisión final, según Evelio López, un maestro de 61 años.

    Un Futuro en Tierra Firme

    López planea mudarse con su familia al nuevo sitio en el continente, desarrollado por el gobierno a un costo de $12 millones. Las casas de concreto están ubicadas en una cuadrícula de calles pavimentadas en medio de la jungla tropical, a poco más de un kilómetro del puerto, desde donde un viaje en bote de ocho minutos los lleva a Gardi Sugdub. La transición a la tierra firme representa un gran desafío cultural y económico para los Gunas, acostumbrados a una vida estrechamente ligada al mar.

    «Dejar la isla significa muchas cosas. Dejar el mar, las actividades económicas que tenemos allí, y ahora vamos a estar en tierra firme, en el bosque. Vamos a ver cuál será el resultado a largo plazo», comentó López.

    Steven Paton, director del programa de monitoreo físico del Smithsonian en Panamá, explicó que esta mudanza es una consecuencia directa del cambio climático debido al aumento del nivel del mar. «Las islas en promedio están a solo medio metro sobre el nivel del mar, y a medida que ese nivel sube, tarde o temprano los Gunas tendrán que abandonar casi todas las islas», afirmó Paton.

    Un Desafío Mundial

    El caso de Gardi Sugdub no es único. A nivel mundial, las comunidades costeras enfrentan desafíos similares debido al aumento del nivel del mar. Desde Venecia en Italia hasta comunidades costeras en Nueva Zelanda, los gobiernos se ven obligados a tomar medidas. Un estudio reciente del Ministerio de Ambiente de Panamá, apoyado por universidades locales y españolas, estimó que para 2050 Panamá perderá aproximadamente el 2.01% de su territorio costero debido al aumento del nivel del mar.

    Panamá calcula que costará alrededor de $1.2 mil millones reubicar a aproximadamente 38,000 habitantes que enfrentarán el aumento del nivel del mar a corto y mediano plazo, según Ligia Castro, directora de cambio climático del Ministerio de Ambiente. Mientras tanto, las mujeres de Gardi Sugdub continúan mostrando sus tradicionales molas a los turistas, aprovechando los últimos momentos de su vida insular.

    Para muchos Gunas, la transición a la vida en el continente será un cambio radical, no solo en su entorno, sino también en su estilo de vida. Braucilio de la Ossa, subdirector de Carti, planea mudarse con su familia pero reconoce que la adaptación a la vida en el bosque será un desafío significativo. «Ahora que estarán en el bosque, su forma de vivir será diferente», comentó De la Ossa.

    Recientes