18 C
Cancún
Más
    OpiniónLas alcancías del Museo de Arte Popular: Cristina Alcayaga

    Las alcancías del Museo de Arte Popular: Cristina Alcayaga

    Opinión

    Todos los fondos que se recolectan son destinados a apoyar a los artesanos cuyas obras se difunden a través de los distintos programas del museo.

    Si salen de viaje por las terminales 2 y 3 del aeropuerto de Cancún, al cruzar el filtro de seguridad de rayos X, descubrirán unas alcancías para recolectar donativos a favor del Museo de Arte Popular, que tiene su sede en el centro de la Ciudad de México.

    Se identifican por su acrílico transparente que deja ver las monedas y billetes que amablemente depositan los viajeros donantes; las bases muestran coloridas imágenes tales como indígenas mexicanas haciendo tejidos artesanales, una mujer en traje típico o un artesano haciendo alebrijes.

    Estas alcancías tienen historias que contarnos;  la principal, es que todos los fondos que se recolectan son destinados a apoyar a los artesanos cuyas obras se difunden a través de los distintos programas del museo.

    La Asociación Civil Amigos del MAP, es la encargada de recabar los donativos y de conseguir anualmente 7 millones de pesos para la operación del museo; fue fundada por Marie Therese Hermand con apoyo del entonces Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

    Amigos del MAP logró que el Museo de Arte Popular abriera sus puertas en marzo de 2006, cuya misión es preservar y rescatar las diversas culturas populares y la valoración del artesano mexicano. Han logrado el rescate de técnicas artesanales en riesgo de extinción y el desarrollo social de las comunidades de productores. Ejemplo de esto fue el proyecto Rescate de Bordados y Tejidos en la Sierra de Soteapan, en Veracruz; en el que se logró el desarrollo sustentable de cuatro comunidades productoras cuyas mujeres artesanas, hoy son económicamente autosuficientes.

    La asociación también trabaja con diseñadores y firmas de fama mundial en donde el artesano interviene generando beneficios mutuos; además organiza eventos como el Desfile de Alebrijes Monumentales en la Ciudad de México desde el 2007 y han sido exhibidos en distintas partes del mundo. Son de verdad, maravillosos.

    Visitar el museo es como realizar un recorrido por las diferentes regiones de México que poseen entornos naturales, sociales, costumbres y tradiciones propias, además permite descubrir la relación que guarda el trabajo de los artesanos con la biodiversidad en nuestro territorio, y apreciar lo complejo que es conseguir la materia prima que utilizan. Todo esto y más representa cada moneda o billete que se dona en las alcancías.

    Así que la próxima vez que salgas de viaje por el aeropuerto de Cancún, deposita tu aportación;  no existe suma pequeña y los más de 8 millones de personas que dependen de la artesanía mexicana lo agradecerán.

    Les invito también, a que visiten el museo ubicado en la calle de Revillagigedo en el Centro Histórico de la capital del país, para que se acerquen a nuestras Culturas Populares; les aseguro que ¡les va a encantar!

    Recientes