26 C
Cancún
Más
    OpiniónLa visibilización del abuso sexual: Cristina Alcayaga

    La visibilización del abuso sexual: Cristina Alcayaga

    Opinión

    Desde que surgió el movimiento #MeToo en el 2017 tras hacerse públicas las acusaciones por abuso sexual en contra del productor de la película “Pulp Fiction” Harvey Weinstein, se ha expandido la noticia a nivel global y ha tenido como consecuencia la visibilización de los delitos sexuales que sucedían bajo una cultura de la normalización, y que una buena parte de la población femenina ha experimentado alguna vez en su vida. A partir de entonces decenas de mujeres han decidido romper el silencio y acusar a aquellos que las abusaron desde su posición de poder haciéndolas víctimas de conductas inapropiadas y hasta de violación, lo que ha derivado en investigaciones, enjuiciamientos o al menos en la exhibición pública de los perpetradores.

    El tema, ha tenido especial repercusión sobre famosos del ámbito del espectáculo, la política, o el arte. Hoy le tocó al actor francés Gerard Depardieau quien está siendo acusado de violencia sexual, por 13 mujeres que dicen haber sufrido gestos o comentarios sexuales inapropiados; aunque ya enfrenta una demanda en curso desde 2020 interpuesta por la actriz Charlotte Arnault. Algo similar sucedió con el tenor Plácido Domingo, acusado de conductas inapropiadas en el 2018 y tuvo que renunciar a su cargo en la ópera de Los Ángeles así como de director general de la ópera de Washington; le fueron retirados algunos reconocimientos y canceladas varias presentaciones. En México existen casos como el del escritor Andrés Roemer, refugiado hoy en Israel, o el caso productor Luis de Llano acusado por Sasha Sökol, -la ex timbiriche-, de haber abusado de ella cuando era menor de edad.

    Aunque cada situación debe ser debidamente comprobada y juzgada; la relevancia de esto es el impacto significativo que ha tenido el #metoo en la cultura de la denuncia y el combate al acoso y al abuso sexual; ha generado una mayor conciencia y discusión sobre estos ilícitos y ha modificado las reglas de convivencia en los lugares de trabajo de casi cualquier ámbito; provocando un mayor escrutinio de esas acciones y rendición de cuentas de los responsables; además ha puesto en relieve la importancia del mutuo consentimiento, el respeto y la igualdad de género y ha dado voz a quienes hasta hace poco, no se les concedía.

    Me despido y les invito a seguirme en Twitter @Cristinalcayaga.

    Recientes