30 C
Cancún
Más
    OpiniónEl caso del Hotel Haven: Darío Celis

    El caso del Hotel Haven: Darío Celis

    Opinión

    CONTINÚA EL CASO de invasión de tierras del Hotel Haven en Cancún. En días pasados los propios huéspedes dieron a conocer en redes sociales que al llegar de vacaciones vieron letreros oficiales de la Fiscalía del estado de Quintana Roo que el inmueble estaba asegurado.

    Autoridades turísticas han minimizado la afectación a viajeros, sin embargo se nota el nerviosismo de los viajeros que se preguntan ¿por qué? ¿esto quiere decir que me van a correr del hotel? y ¿voy a perder dinero de mis vacaciones?

    Le platicamos hace unos días que el Hotel Haven fue construido hace seis años por el grupo español Hipotels, de la familia Llull, el padre Juan Llull y sus hijas María Antonia, María Luisa y Gabriela.

    Pero ya salió a la luz que lo construyeron ilegalmente, sabiendo que el terreno no era suyo, y que el verdadero propietario, quien tiene a su nombre el único título de propiedad, es Sergio Herrera Zubeldía.

    El 5 de enero de 1962 la señora María Magdalena Alma Aguilar Martínez solicitó al Jefe del Departamento de Asuntos Agrarios y Colonización de la Dirección General de Terrenos Nacionales, adquirir 300-000-000 hectáreas de terrenos nacionales.

    La solicitud se radicó bajo el número de expediente 127001 y el 22 de febrero de 1988 Aguilar Martínez celebró un contrato de cesión de derechos a favor de Herrera Zubeldía, que tuvo por objeto la cesión de los derechos derivados del expediente 127001.

    El 13 de noviembre de 1998 se expidió por la Secretaría de la Reforma Agraria el título de propiedad número 924282 a favor de Sergio Herrera Zubeldía.

    En 2008, Promotora Rancho San Miguel demandó la nulidad de la validez del procedimiento administrativo 127001, así como la nulidad absoluta del título de propiedad 924282 expedido a favor de Herrera, sobre el predio Laguna Azul.

    En dicho procedimiento Herrera Zubeldía formuló contestación y reconvención a la demanda inicial y el 6 de octubre de 2014 se dictó sentencia dentro del expediente 577/2008, del índice del Tribunal Unitario Agrario Distrito 44.

    Salió a favor de Herrera Zubeldía por acreditar parcialmente sus pretensiones de nulidad de actos y documentos, para el efecto de declarar la nulidad parcial de la escritura pública número 30 mil 850 del 31de marzo de 2005, pasada ante la fe de la Notaría Pública número 30 de Cancún.

    Ahí se asienta que la empresa Promotora Rancho San Miguel adquirió del señor Jorge Humberto Cásares Castellanos, la superficie de 27 mil 915.64 metros cuadrados.

    Se destaca que, en las consideraciones de dicha resolución, el Tribunal Unitario señaló “haber llegado a la convicción de que existió mala fe, por parte de la sociedad mercantil Promotora Rancho San Miguel”.

    Lo hizo a través del mismo apoderado Francisco Martínez Perpiñia, quien compró a la sociedad denominada Sadeisa el 29 de noviembre de 2006 la superficie de 278 mil 489.976 metros cuadrados, equivalente a 27-84-89.976 hectáreas.

    Al adquirir a su vista, ciencia y paciencia, sin ejercer ninguna acción o gestión legal para recuperar el bien o reclamar su pago, siendo hasta 2008, que en este asunto ejerció la acción de nulidad, cuando ya se encontraba inscrito el título de propiedad de Sergio Herrera Zubeldía, respecto al predio Laguna Azul antes innominado.

    Por tal motivo, es evidente que Promotora Rancho San Miguel desde el 2006 tiene pleno conocimiento de las medidas y colindancias del predio Laguna Azul, y no obstante ello, de mala fe construyeron y operan el Hotel Haven.

    En efecto, el 7 de septiembre de 2015 el señor Herrera Zubeldía murió y por ese motivo familia Llull aprovechó el fallecimiento para construir y operar el Hotel Haven, afectando con ellos a los herederos de la sucesión.

    Así, Promotora Rancho San Miguel tuvo conocimiento de la sentencia por haber sido el actor principal del juicio que concluyó con la nulidad parcial de la escritura 30 mil 850, del 31 de marzo de 2005.

    De la documentación ofrecida en la carpeta de investigación por parte del apoderado legal de la promotora, se desprende que dicha sociedad realizó construcciones que se encuentran edificadas sobre el inmueble que en su momento fue adquirido por Herrera Zubeldía.

    Es decir, sobre el predio denominado Laguna Azul y como consecuencia de ello, dicha sociedad se encuentra operando y administrando el complejo turístico denominado Hotel Haven.

    Asimismo, se advierte que ha obtenido diversos permisos de funcionamiento, funcionamiento comercial y de construcción haciendo uso de la escritura cuya nulidad parcial fue decretada en 2014.

    Finalmente, de la documentación que se aportó a la carpeta de investigación, se advierte que continúa utilizando la escritura parcialmente nulificada en los términos originales y sin las modificaciones que sufrió con motivo de la sentencia referida.

    Incluso la escritura 30 mil 850 y los demás documentos fueron ofrecidos en la carpeta de investigación para acreditar “la posesión pacífica, continua y pública del inmueble asegurado” y solicitar el levantamiento del aseguramiento realizado sobre el inmueble.

    Por lo tanto, todo lo edificado que se encuentra dentro del inmueble denominado Laguna Azul es propiedad de la sucesión del señor Sergio Herrera Zubeldía.

    Es momento que este tipo de ilegalidades y abusos por grupos hoteleros extranjeros españoles cesen en Quintana Roo.

    El primer paso se dio el pasado 28 de abril, cuando la Fiscalía del Estado aseguró el Hotel Haven. Ahora, los propietarios reales exigen que se haga justicia, y es una oportunidad para mostrar que así será.

    RESULTA QUE EL empresario Ricardo Silva, dueño de la empresa Tecnologías Relacionadas con Energía y Servicios Especializados (TRESE), acaba de fichar al abogado Víctor Olea. Se trata del actual presidente de la Barra Colegio de Abogados de México. El litigante se ha ido metiendo a casos polémicos, millonarios, para lo cual ha ofrecido sus buenos oficios, pero sobre todo su cercanía al Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero. Olea se integró al equipo legal externo de Santander, que comanda Felipe García Ascencio, para litigar en contra de las herederas del fundador del Grupo Alfa, Roberto Garza Sada, sus hijas Viviana, Carmen y Gabriela Garza Delgado, que demandaron al banco por violar un contrato de fideicomiso y falsear información, situación que derivó en una condena de pago de más de 800 millones de dólares. Ahora el afamado penalista asesora a Silva en su concurso mercantil.

    POR CIERTO QUE ya se designó visitador para Altos Hornos de México (AHMSA). El encargado de hacer la primera inspección para conocer el estado financiero que guarda la empresa acerera que sigue controlando Alonso Ancira, es Víctor Manuel Aguilera. Se trata de un abogado radicado en Monterrey. El Instituto Federal de Especialistas en Concursos Mercantiles le encomendó no hace muchos la misma función en el caso de Grupo Famsa, el de Humberto Garza. Mucho antes también fungió como conciliador de Metrofinanciera, la que fue de Armando Guzmán. Aguilera solo está a la espera de la fecha que le asignen para entrar. No la va tener fácil porque en AHMSA no están dispuestos a abrirle la empresa porque no consideran válido ese concurso mercantil.

    HOY HABRÁ CONSEJO extraordinario en Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA). Trascendió que habría un enroque en la dirección general. Según esto, Javier Villazón deja la conducción del Grupo Aeroportuario CdMx (GACM) para asumir ASA y el director de este organismo, Oscar Argüello, se va a dirigir el GACM.

    Recientes