27.8 C
Cancún
Más
    NoticiasEl Cambio de Patrón Climático: De "Súper El Niño" a Posible La...

    El Cambio de Patrón Climático: De «Súper El Niño» a Posible La Niña

    Opinión

    El fenómeno climático de El Niño, en su manifestación actual, se destaca como uno de los más intensos registrados hasta la fecha, alcanzando la categoría de «Súper El Niño». Sin embargo, los pronósticos meteorológicos sugieren ahora la posibilidad de un cambio hacia La Niña en los próximos meses.

    Según los expertos en meteorología, existe la probabilidad de que se produzca un cambio significativo hacia La Niña, caracterizada por condiciones más frías de lo habitual en el Pacífico oriental tropical. Este cambio podría ocurrir tan pronto como en el verano, aunque es más probable que se manifieste durante el otoño. Este jueves, se emitió una alerta de La Niña, indicando que las condiciones son propicias para su desarrollo en los próximos seis meses.

    Michelle L’Heureux, climatóloga del Centro de Predicción del Clima, informó que hay un 55% de probabilidades de que La Niña se manifieste entre junio y agosto, aumentando al 77% entre septiembre y noviembre. Se espera que esta transición se produzca gradualmente durante los meses de verano, con las condiciones de La Niña volviéndose más probables hacia el otoño.

    Este cambio repentino de patrón climático no es inédito. Según L’Heureux, históricamente, aproximadamente el 60% de las veces un fuerte fenómeno de El Niño es seguido por La Niña.

    El momento y la magnitud de la transición hacia La Niña podrían tener implicaciones significativas en la evolución del clima durante el resto del año. La Niña tiende a generar patrones meteorológicos opuestos a los de El Niño, lo que incluye una temporada de huracanes más activa en el Atlántico. Durante la temporada de huracanes del Atlántico de 2020, se observaron condiciones de La Niña, lo que contribuyó a una actividad huracanada más intensa.

    Un cambio más rápido hacia La Niña podría influir notablemente en la próxima temporada de huracanes, especialmente si los océanos continúan registrando temperaturas excepcionalmente altas. Aunque El Niño ha intentado mitigar la actividad, la temporada de huracanes del Atlántico del año pasado fue inusualmente activa, lo que resalta la importancia de monitorear de cerca estos cambios climáticos.

    En conclusión, el posible cambio de El Niño a La Niña representa un fenómeno climático significativo que podría tener repercusiones importantes en el clima global, especialmente en lo que respecta a la actividad de huracanes en el Atlántico. Es fundamental seguir vigilando de cerca estos desarrollos y prepararse para adaptarse a posibles cambios en el clima en los meses venideros.

    Recientes