24 C
Cancún
Más
    OpiniónEl alcance de la Inteligencia Artificial: Cristina Alcayaga

    El alcance de la Inteligencia Artificial: Cristina Alcayaga

    Opinión

    Hace unos días estábamos tratando de crear una imagen humana con Inteligencia Artificial, y me di cuenta que los detalles, como los de una mano, no eran reproducidos  con exactitud sino más bien de una manera burda e imprecisa. Tuve entonces la percepción de que la inteligencia artificial no es tan inteligente como dicen que es y que le falta mucho por avanzar. Acudiendo a sus orígenes, le pregunté a un chat de Inteligencia Artificial el porqué de estas fallas y me respondió que la IA es imperfecta porque no puede replicar todas las capacidades y características de la inteligencia humana, ya que se basa en algoritmos, datos y modelos matemáticos. Tampoco puede entender el contexto,  la creatividad, la ética, la emoción y la intuición humana, elementos esenciales para solucionar problemas complejos o para la creatividad artística. En base a esta respuesta, encontré que aquí se ubica la Inteligencia Artificial que utilizamos de manera doméstica para cumplir tareas sencillas tales como los asistentes virtuales; los traductores de idiomas;  el reconocimiento de voz y  rostro; la creación y procesamiento de imágenes o  la combinación de todas ellas.

    Sin embargo, encontré que hay otros niveles de Inteligencia artificial más complejos  pero no existe un criterio único para definirlas. Es el caso de la Inteligencia Artificial General que comprende las máquinas y sistemas capaces de resolver dilemas complejos como el cerebro humano adquiriendo información y datos mediante autoaprendizaje,  conocido también como “machine learning”. Los robots, vehículos autónomos y sistemas automatizados de investigación y desarrollo, son ejemplos de esto.

    Queda por último el tipo de inteligencia artificial que todavía es inexistente y que pretende tener la capacidad de tomar decisiones como la mente humana basadas en raciocinio, juicios de valor y elementos subjetivos procesando millones de datos velozmente.  

    Concluyo entonces que la inteligencia artificial es un terreno fértil en el que hay mucho por explorar y que será siempre tan inteligente como el ser humano quiera que sea, aunque sus límites son infinitos.

    Me despido deseándoles que pasen un bonito día del amor y la amistad, y también los invito a seguirme en Equis, antes Twitter, @Cristinalcayaga

    Recientes