28.2 C
Cancún
sábado, septiembre 25, 2021
Más
    PatrocinadoCasas plantan cara al calor

    Casas plantan cara al calor

    Opinión

    POR: DIEGO RAMOS

    El diseño bioclimático de hogares se ha popularizado en los últimos años, como una forma de mantener las casas más frescas y ser más sustentables con el medio ambiente.

    No, no es broma. Cada año sube la temperatura a nivel mundial y no es imaginación cuando decimos “hace más calor”. Es por eso que, de unos años a la fecha, la tendencia por construir casas funcionales, sustentables y frescas ha tomado popularidad y ha representado un reto arquitectónico que ha encontrado soluciones prácticas e innovadoras.

    El caribe mexicano ha registrado temperaturas de hasta 42 grados durante el actual verano, lo que provoca calor dentro de los hogares y la forma más práctica de mitigarlos es a través de aparatos eléctricos, que acaban cobrando factura en el recibo.

    Ante los grandes consumos de energía eléctrica que representan los aires acondicionados utilizados para refrescar miles de hogares todos los días, se ha comenzado a popularizar el diseño bioclimático, que busca la construcción de espacios arquitectónicos más agradables con el medio ambiente y que mantengan temperaturas más frescas con el menor consumo de electricidad.

    Es por eso que algunos de los elementos vitales para este tipo de arquitectura son por los partesoles, pórticos, la uti lización de materiales de la región y la distribución de espacios que permitan la generación de sombras en diversas horas del día.

    Casas plantan cara al calor

    Una solución para combatir el clima cálido de manera pasiva, que se ha hecho desde hace muchos años, es el construir espacios porticados alrededor de la casa, ayudando a que el viento corra en el perímetro de la construcción, bajo un área sombreada, creando una baja en la temperatura general y un ambiente mucho más fresco y placentero.

    Es común ver en casas de corte colonial este tipo de construcción, que ayuda a mitigar de forma considerable el calor.

    Otra solución, que puede incluso dar conceptos sumamente creativos, es la de sombras, al generar estructuras que sombreen los distintos espacios de la casa que están al aire libre, sobre todo en terrazas y área de asador, ayudando a que estos lugares se mantengan frescos y protegiéndolos de la incidencia directa del sol de verano, que, en regiones con climas cálidos, es mucho más intensa en esta época del año.

    Todo esto adquiere un plus sí se utilizan materiales de la región ayuda mucho a que las casas sean más frescas, ya que son los mismos materiales que fueron utilizados para crear los primeros asentamientos en estas zonas.  Muros de adobe, cubiertas de palma seca y carrizo, permiten contar con una frescura incomparable al interior de la casa, así como tener un menor impacto en el medio ambiente.

    Si se vive cerca o junto al mar, no hay mejor manera de mitigar un poco el calor que tener una terraza totalmente abierta, para tener el mayor contacto con la brisa marina y disfrutar del sol.  El clima cerca del mar en verano es obviamente caluroso, pero el aire que corre y levanta la frescura del agua del mar, permite refrescar todo el ambiente de manera natural.

    Otra técnica sencilla de realizar y que es sumamente eficaz para combatir el calor, es  contar con techos altos. Esto funciona debido a que el aire caliente tiende a subir, lo que hace que el aire más fresco se mantenga al nivel de piso mientras que el cálido sube hasta los límites del techo, permitiendo tener un ambiente más agradable dentro de la casa.

    También hay que provocar la circulación de aire al interior de la vivienda y una opción perfecta son las celosías, usadas desde hace muchos años, pero que han recuperado popularidad por su practicidad, la cual tiene la función tanto de ser un muro para separar espacios dentro de la casa o para apoyar cubiertas y estructuras, como para permitir que existan ventilaciones cruzadas en los espacios interiores de la casa, ayudando así a eliminar ganancias de calor por incidencia solar y mantener un clima mucho más fresco en la residencia.

    El plus que nos ha dejado la pandemia es la popularización a regresar a lo “verde” elemental: la vegetación tanto dentro, como fuera de los hogares.

    Obviamente nos referimos a utilizar plantas y arbustos propios de la región, lo que permite que el consumo de agua sea mínimo y sean resistentes al fuerte calor en el que viven.  Las plantas y demás vegetación, ayudan a mantener un clima mucho más agradable y refrescante, gracias a que mantienen mejor la humedad y ayudan a absorber la radiación solar.

    Con estos elementos, creados de forma creativa en el diseño, se garantiza tener hogares más frescos, espacios más luminosos, llenos de vida, y, sobre todo, que mantengan ese espíritu de la casa, para el deleite de todos los habitantes.

    Recientes