31.7 C
Cancún
Más
    OpiniónMontón coahuilense: Carlos Loret de Mola

    Montón coahuilense: Carlos Loret de Mola

    Opinión

    Los morenistas están echando montón para tratar de ganar la gubernatura de Coahuila. A pesar de que Coahuila representa solo el 4% de la lista nominal de electores del país, y como se lleva a cabo al mismo tiempo que la del Estado de México no acapara los reflectores nacionales, se torna interesante porque representa la alianza entre jugadores que antes no habían podido operar de la mano.

    Adán Augusto López, secretario de Gobernación, operó en serio para que el candidato de Morena en Coahuila sea el senador Armando Guadiana. Metió a miembros de la mafia del carbón, presuntos operadores del huachicol, de las aduanas, ex mapaches priistas, exalcaldes denunciados por desvíos y hasta un compadre de Humberto Moreira, acusado y preso por secuestro. A principios de febrero, las dirigencias de las secciones sindicales 35 y 38 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en Coahuila fueron notificadas por su dirigente nacional de que por acuerdo con el secretario Adán Augusto, debían apoyar la campaña del “compañero Armando Guadiana”.

    Por su parte, el senador Ricardo Monreal, considerado padrino político de Guadiana, designó como co-coordinador de la campaña a uno de sus principales operadores electorales, el también senador Eduardo Ramírez “El Jaguar”, uno de los precandidatos a la candidatura de Morena para gobernador de Chiapas y quien será el delegado electoral de Morena en Coahuila. Monreal también ha intensificado su cabildeo con gobernadores de Morena para que apoyen la campaña de Guadiana. Mario Delgado hizo su parte: mandó llamar a los alcaldes y legisladores morenistas de Coahuila para transmitirles la orden del presidente de cerrar filas con Guadiana. A cambio se les garantizaría la reelección en sus respectivos puestos.

    Y hasta en Palacio Nacional están haciendo la tarea para estar listos para la campaña que arranca el 1 de abril: el Coordinador General de Programas, Carlos Torres, nombró delegada estatal a Claudia Garza, cercana al grupo de Gabriel García y Alejandro Peña, de las operadoras reconocidas dentro del círculo.  Ella estaba apoyando a Ricardo Mejía (quien buscó la candidatura morenista y se fue enojado al PT) y se alineó por instrucciones superiores. Ella tiene la encomienda de movilizar a los Servidores de la Nación en el estado para que operen a favor de Morena chantajeando a la gente: si no quieres perder tus programas sociales, vota por nosotros.

    Es echar montón. A ver si les sale.

    SACIAMORBOS

    No vaya a ser que el PRI en Coahuila se duerma en sus laureles y se esté confiando de más. Dicen que el disminuido petista tiene algunos expedientes en el cajón, listos para salir.

    Recientes