26 C
Cancún
Más
    EstilosEl Amor

    El Amor

    Opinión

    El mes de febrero tradicionalmente lo ubicamos como “el mes del amor”. Hoy, más que nunca, vivimos tiempos de cambio en la forma de relacionarnos, ya que el concepto de amor se replantea cada vez más. Las relaciones son tan complejas que es fácil perderse y no saber distinguir entre lo que es amor y lo que se disfraza de amor. Podemos ayudarnos a distinguirlo un poco si pensamos que el amor es buscar el bien propio y el de otros, y que existen muchas formas de expresarlo; que es el sentimiento más tangible de todos, que es una fuerza incontrolable que influye muy significativamente en las decisiones que tomamos a lo largo de la vida.

    Los psicólogos por supuesto que creemos que el amor es un sentimiento, y en muchas ocasiones también una decisión: la decisión de amar. Nos ayuda mucho comprender la palabra amor desde las raíces griegas cuando queremos diferenciar los tipos de amor. Así, los griegos lo describen como:   

    Amor Eros

    También llamado amor sexual. Un amor intenso, carnal y generalmente efímero, más relacionado con la idealización del momento, con la pasión y el impulso del deseo carnal: es el motor básico del sexo. Vivido a través de un cóctel de hormonas en su máximo esplendor, y cuya finalidad no es otra sino esa de disfrutar los cuerpos en todos sus sentidos.

    Amor Storge

    También llamado amor familiar, es el concepto griego utilizado para el afecto natural, como el amor de un padre hacia sus hijos y viceversa. Un amor fraternal, comprometido y duradero. Hasta cierto punto es un sentimiento protector y que detona lealtad.

    Amor Phileo

    También llamado amistad. Es solidaridad, hermandad y amor por el prójimo. Es una gran expresión amorosa y con frecuencia sirve como motor para que un individuo busque el bien común, por lo que se desdobla en aspectos como el respeto, la gentileza y la cooperación.

    Amor Ágape

    También llamado el amor Divino. Se refiere a la frecuencia más profunda del amor. Su vehículo es la pureza, la incondicionalidad e incluso la devoción. Esta forma de amor es universal, como el amor de Dios por la humanidad. Un amor por la naturaleza o por la humanidad completa. El profesar este tipo de amor suele enriquecer a la persona y quizá sea parte de la esencia misma del ser humano.

    Y dependiendo del tipo de amor que profesemos, nos topamos con que en nuestra personalidad cada uno tiene códigos muy personales que traducen las acciones del otro, concluyendo así si alguien nos ama o no. Nuestro propio lenguaje del amor va de la mano con lo que somos.

    Así, actuamos nuestras formas de amar y demandamos del otro demostrar su amor de una forma que nos haga sentir satisfechos. Y, ¿qué creen? Muchos de los conflictos en las relaciones se dan precisamente porque no entendemos la forma en que el otro necesita ser amado. Solo así sabremos de qué manera amamos, cómo esperamos que el otro lo haga, y de qué forma podemos llegar a una relación más balanceada y menos frustrante. 

    Por esto, es deseable conocer los básicos lenguajes del amor, que según el autor Gary Chapman en su libro “Los cinco lenguajes del amor” describe:

    Contacto físico

    El contacto físico es uno de los lenguajes del amor más sencillos para comunicarse, ese que no necesita palabras. Las personas que prefieren este lenguaje disfrutan con las caricias, los abrazos, y se sienten reconfortadas en los brazos de otros o con las manos unidas.

    En nuestra primera infancia, este es el tipo de lenguaje que más nos nutre, el que nos ofrece alivio, seguridad, y afecto. A medida que crecemos, esa necesidad no se desvanece: seguimos sintiendo alivio al ser sostenidos o cogidos en brazos, disfrutamos con ese contacto físico de las personas que amamos.

    Entre todos los lenguajes del amor, este es sin duda uno de los más poderosos. Los abrazos o las caricias elevan nuestras defensas, y nos ayudan a combatir numerosas enfermedades e infecciones, nos proporcionan un sentimiento de felicidad ya que la producción de hormonas de bienestar se eleva.

    Palabras de afirmación

    Las palabras le dan expresión, sentido y dirección al amor. Aquí están las personas que necesitan las palabras de afecto, los elogios, la calma a través de un buen discurso, la motivación con fragmentos bien escritos. Su forma de expresar estará más definida con cartas de amor. De esta forma, se sienten más libres de expresar todo lo que sienten a través de las palabras.

    Las palabras tienen un poder increíble y dejan su huella en nuestro comportamiento, aunque solo aparezcan de forma fugaz. Ser conscientes del poder que tenemos con el lenguaje del amor a través de palabras nos hace crear en la persona que las escucha otra realidad. La fe viene por el oír, y cuando alguien escucha palabras de afirmación, empieza a creer en ellas. Si tu lenguaje del amor son palabras de afirmación, tendrás que hablarte en un espejo muy frecuentemente para sentir amor por ti mismo, y tener una estima y un autoconcepto sanos.

    Tiempo de calidad

    Dedicar tiempo a las personas que amamos es una forma de expresar lo que sentimos por ellas. Buscar en nuestras agendas tiempo de calidad, dedicado en cuerpo y alma a la persona que nos acompaña no es solo algo aconsejable, es necesario. Tiempo con atención plena, sea la actividad que sea que desarrollen juntos, no está de más decirlo: con celular apagado. 

    Los regalos

    Hay personas que disfrutan cuando reciben obsequios y también cuando son ellos mismos quienes los dan a los demás. No tienen porqué ser objetos materiales o de un gran costo. Un detalle se ofrece y expresa de muchas maneras, pero siempre debe cumplir unas normas: ese regalo será una forma de expresar amor por el otro y nunca un fin para conseguir algo. Nunca olvidaré que un amor adolescente me regaló un libro y en su dedicatoria decía: “Esta es solo una forma más de decirte que te amo”.

    Actos de servicio

    En este apartado se describen los actos o tareas que el otro realiza como forma de comunicar lo que siente. Los ejemplos que se nos ocurren son diversos: preparar la comida con amor, tener detalles sorprendentes, cuidar el hogar en el que se vive, cuidar del otro cuando enferma, un masajito de pies, traer un desayuno a la habitación y muchos más. Son simples actos, pero que demuestran interés por el otro y que todos necesitamos sentir. 

    Siempre que comparto esto, inevitablemente las personas que lo escuchan están pensando cuál es su lenguaje del amor. Algunas van más allá: quieren encontrar el lenguaje del amor de sus principales seres amados. Tú, ¿ya identificaste cuál es tu lenguaje del amor? Si necesitas ayuda para conocerte y aprender a relacionarte con tus cercanos con un amor asertivo y saludable, no dudes en venir a terapia.

    Por Liz Lule

    Liz Lule en Instagram

    Recientes