31.7 C
Cancún
Más
    Arte y CulturaValladolid, pueblo mágico

    Valladolid, pueblo mágico

    El Programa Pueblos Mágicos de México fue creado en 2001 como una estrategia para el desarrollo turístico con la intención de diversificar la oferta de puntos de interés en las diferentes regiones del país; son lugares con atributos llenos de simbolismo, leyendas, historia que están en el imaginario colectivo de los mexicanos. A la fecha, 132 localidades han recibido ese nombramiento a lo largo y ancho de nuestro país.

    Opinión

    Hoy hablaremos de Valladolid, ubicado en Yucatán, es la ciudad más grande después de Mérida, capital de este bello estado. 

    Valladolid, antiguamente conocida como Zaci, fue fundada en 1543. A tan solo 45 kilómetros de distancia de la zona arqueológica de Chichén Itzá, este Pueblo Mágico es también conocido como La Sultana del Oriente. Es una ciudad plagada de historia y cultura, sus calles son limpias y seguras, y su parque principal, llamado Francisco Cantón Rosado, es parada obligada, punto de partida para un recorrido por demás interesante.

    Ya estando ahí, tu primera parada puede ser la Iglesia San Servacio, lugar emblemático en el inventario histórico vallisoletano. Esta iglesia fue reconstruida en 1703, luego de que fuera profanada por lo que se conoce como “el crimen de los alcaldes”, quienes habían encontrado refugio en esa iglesia, luego de ser destituidos. Cuenta la historia que los habitantes, una vez que encontraron a los alcaldes refugiándose en la iglesia, se levantaron contra ellos, dándoles muerte. Ante este hecho, que manchaba la reputación de la iglesia, el obispo en turno ordenó derribarla, al punto de cambiar el altar de lugar, lo que propició también el cambio de la entrada, ambos ubicados anteriormente sobre la calle 42. 

    Valladolid, pueblo mágico

    Los cañones que sirvieron para recuperar la ciudad de las manos de los indios rebeldes que iniciaron la Guerra de Castas, en 1848, pueden verse a simple vista. Las esculturas de San Pedro y San Pablo, que fueron puestas a manera de custodios del templo en lo que antes era la entrada principal, se ubican hoy a los costados. Un reloj en la parte más alta de la iglesia da testimonio del tiempo pero sobre todo del cuidado que una familia de relojeros locales ha procurado a este lugar. Dos torres de campanarios flanquean el templo, y dos hermosas cruces labradas en piedra rematan cada torre. Un altar de estilo churrigueresco, criptas centenarias, el retablo mayor con cuatro retablos más con algunas esculturas en los nichos, son puntos de interés que no debes perderte en esta visita.

    El mercado municipal es un lugar imperdible, como todos los mercados de México. Ahí sentirás el vivo latir del alma y corazón vallisoletano, que se expresa a través de su exquisita comida, expendios de frutas, carne, verduras, artesanías y producción local bella y bien hecha, 

    Los cenotes son lugares de sumo interés para quienes buscan el contacto con la naturaleza. En esta visita a Valladolid, no debes perderte esta experiencia. Los más conocidos y de fácil acceso son el Cenotes Xkeken en maya significa cerdo, y el nombre le fue dado gracias a una curiosa historia: cuentan que unas personas tenían un cerdito que continuamente se perdía dentro del monte. Como siempre regresaba lleno de lodo, aún en tiempo de sequía, un día decidieron seguirlo; el cerdito los llevó a una cueva, a la que luego de adentrarse, se dieron cuenta que se trataba de un enorme cenote. 

    Valladolid, pueblo mágico

    También está el Cenote Zazi, con su aguas de tonalidad turquesa, es una impresionante caverna semiabierta de unos 45 metros de diámetro. Es el preferido por los locales por su cercanía con el centro de Valladolid. Su restaurante ofrece exquisita comida local, lo cual completará tu experiencia en Valladolid. 

    La Calzada de los Frailes

    La Calzada de los Frailes fue construida en el Siglo XVI para unir a la villa de Valladolid con el pueblo Sisal. Se trata de una especie de callejón que une al barrio de Sisal con las cinco calles y la calle principal, que es la 41, las cuales dan acceso al centro de Valladolid. En esta calzada existen varias casas que fueron rescatadas y remodeladas, flanqueadas por calles y luminarias que nos remontan al pasado colonial de Valladolid. 

    Valladolid, pueblo mágico

    El Museo de San Roque

    Se encuentra en lo que antes fuera el hospital principal de la ciudad; después fue la iglesia de San Roque. En su patio fueron enterrados aquellos alcaldes asesinados en el interior de la Iglesia de San Servacio y desde 1985 funciona como museo. Tiene cuatro salas de exhibición permanente donde se puede aprender y apreciar la historia de Valladolid desde la época prehispánica, pasando por la fundación de la ciudad. Hay piezas arqueológicas que fueron encontradas durante las excavaciones en Ek Balam; restos humanos de los entierros mayas, algunos archivos y artesanías; elementos que hablan de la historia de la Guerra de Castas; objetos relacionados con la medicina maya, así como las tradiciones y artesanías del lugar… Todo esto podrás encontrarlo en este Museo. 

    La zona arqueológica Ek Balam, que en maya significa jaguar negro o lucero jaguar, se compone de varios templos, dos palacios y una pirámide en el centro. Las dimensiones de sus edificios son muy grandes y la parte central está rodeada por dos murallas, lo que es poco común en sitios como este. Desde lo alto de la pirámide principal se puede ver la zona arqueológica de Cobá, ubicada a 48 km de distancia; desde Ek Balam, varios sacbé (camino blanco, en maya) conectan con ciudades mayas como Chichén Itzá, el mismo Cobá y otros sitios arqueológicos.

    El Templo y Ex Convento de Santo Domingo

    Fue construido con piedras extraídas de las ciudades arqueológicas cercanas en el año 1646. Desde sus atrios, los monjes franciscanos convocaban a la gente y los invitaban a convertirse al catolicismo. La primera construcción fue destruida durante la Guerra de Castas y en 1891 fue levantada de nuevo. Curiosamente se evitó dejar huella de la influencia española, lo que complicó bastante el trabajo de restauración, la cual culminó en 2005. Es una gran iglesia que cuenta con atrio y un gran patio. Las figuras estampadas de estrellas y rosetas grandes y coloridas, tanto en las paredes internas como en las externas, dan un aspecto extrañamente alegre a este templo y forman parte de su muy peculiar imagen.

    Recientes