30 C
Cancún
Más
    OpiniónEl Presidente se cura en salud: Darío Celis

    El Presidente se cura en salud: Darío Celis

    Opinión

    ANDRÉS MANUEL LÓPEZ Obrador se encontraba en una posición muy comprometida: si no capturaba a Ovidio Guzmán, corría el riesgo de que en 2025, tan pronto como concluyera su mandato, Estados Unidos lo procesara por desacato y omisión.

              Desde el 2019 la Corte del Distrito de Columbia, Washington, D.C., solicitó la extradición del hijo de Joaquín El Chapo Guzmán por cargos de tráfico de cocaína, metanfetaminas y marihuana. Pero las autoridades simplemente habían hecho caso omiso a esa petición. 

              El Presidente de México midió bien los tiempos políticos para detener a uno de los líderes clave del Cártel de Sinaloa: la 4T dio el golpe a sólo dos días de que arribe al país para participar en la cumbre trilateral el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

              El operativo de ayer nada tuvo que ver con la fallida captura de Ovidio de octubre del 2019: a diferencia de hace tres años, ahora se optó por ejecutarlo a las cinco de la madrugada, cuando la población de Culiacán y Sinaloa en general todavía no se encontraba activa en las calles.

              La primera vez fue a las 3 de la tarde, con centros de trabajo, escuelas y calles de Culiacán atestadas de personas, lo que aprovechó el Cártel para tomar posiciones y virtualmente rehenes. El gobierno federal no estuvo dispuesto a permitir un derramamiento de sangre. Por eso López Obrador dio marcha atrás al operativo.

              Tres años después el inquilino de Palacio Nacional y el círculo más cerrado del general secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, desplegaron una mejor estrategia que, con todo y los 19 bloqueos y caos que provocó la aprenhesión, y que seguía causando estragos por la noche, resultó exitosa.

              En 2019 López Obrador no se enteró de la captura de Ovidio. Su detención lo sorprendió arriba de un avión de Interjet que viajaba a Oaxaca y estuvo prácticamente incomunicado en las horas decisivas. El entonces Secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, saldría nueve horas después, casi a la media noche, a rendir su informe.

              En el de ayer AMLO estaba enterado de las acciones que preparaba la Sedena y fue informado desde las 4 de la madrugada del inicio de la misión. No lo informó en su conferencia mañanera porque justo en ese momento estaba la refriega de los sicarios y los militares.

              En la casa presidencial se inventaron el evento del Campo Marte para conmemorar el bicentenario del Heroico Colegio Militar, para apresurar la terminación de la conferencia de prensa matutina y dar tiempo a la conclusión del operativo en Sinaloa.

              Ovidio opuso resistencia, fue sometido, resguardado por las fuerzas castrenses y sacado por avión para trasladarlo a la CdMx hasta las 11 de la mañana. Aterrizó alrdedor de la 1 de la tarde en el Aeropuerto Benito Juárez y llevado en helicóptero al Campo Militar Número 1.

    COMO ANTICIPAMOS EL mismo lunes, la ministra Yasmín Esquivel prefirió hacer el ridículo en la votación para elegir al nuevo presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que retirar a tiempo su candidatura. En la segunda vuelta fue destronada. Tal cual escribimos, en la primera ronda solo obtuvo dos votos: el suyo y el de su par, Loretta Ortiz. Pero en la segunda ni si quiera su compañera de viaje en la aventura de la 4T la acompañó: la abogada se quedó sola, con su único voto. ¡Qué inmensa era su seguridad!, confianza que aceitaban desde Palacio Nacional, que cuando tomó la palabra antes de que los once ministros de la Corte empezaran a votar, volvió a defender su tesis con la exoneración que le regaló horas antes una Fiscalía General de Justicia de la CdMx a modo que controla Claudia Sheinbaum. Cuando Esquivel ya vio totalmente perdida su aspiración, le reviró a su compañero, el ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz-Mena, negándole el voto determinante que al final le dio la Presidencia a la ministra Norma Lucía Piña Hernández. Y es que la esposa del contratista favorito de Andrés Manuel López Obrador, José María Riobóo, terminó por responsabilizar de la espectacular campaña del supuesto plagio de su tesis al nieto del ex secretario de Hacienda en los sexenios de Adolfo López Mateos y Gustavo Díaz Ordaz, el abogado y economista Antonio Ortiz Mena.

    POR CIERTO QUE el Presidente saliente, Arturo Zaldívar, quedó como el cohetero: confrontado con un buen número de ministros y hasta con quien lo veía hasta hace unas cuantas semanas atrás como un aliado: el Presidente Andrés Manuel López Obrador. El punto de inflexión fue, otra vez, la histórica votación del lunes en la que resultó ganadora Norma Piña. Quizás para salvar una supuesta autonomía, quizás para blindarse él en lo personal y a su principal círculo de colaboradores, como sus operadores Carlos Alpízar y Constancio Carrasco, Zaldívar se mantuvo firme hasta el último momento en su respaldo a Alfredo Gutiérrez Ortiz-Mena, con quien ya había amarrado acuerdos, a pesar de los cuestionamientos públicos del inquilino de Palacio Nacional y una eventual limpia que alista Piña. No leyó la advertencia, como sí lo hizo el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, que desde abril pasado apoyaba al ex presidente del SAT, pero cuando empezó la refriega de AMLO decidió dejarlo y respaldar al ministro Alberto Pérez Dayán. ¿Qué futuro le depara a Zaldívar, a quien veían al frente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, o incluso operando para López Obrador las elecciones presidenciales del 2024 en el INE, en relevo de Lorenzo Córdova?

    EN MORELOS LOS morenistas más acelerados, pero no los más populares de cara al relevo de Cuauhtémoc Blanco en 2024, son Margarita González, Rabindranath Salazar y el priísta Ángel García Yañez. La primera desplegó una millonaria campaña de espectaculares en la Autopista del Sol, pendones en autobuses urbanos, gallardetes en las principales avenidas de Cuernavaca y otras ciudades, violando abierta, de manera flagrante y sin ningún pudor, las disposiciones electorales. Resultó poco creativa con su “Es Margarita”. La directora de la Lotería Nacional se fue por la libre, y en un descuido, ni reintegro saca. Sobre el ex subsecretario de Gobernación Salazar, existe la sospecha de que también usa recursos públicos en sus actividades políticas y del senador García se habla de sus vínculos con grupos delincuenciales del rumbo de Yautepec: Pero como dice la canción de Joan Sebastián: son rumores, son rumores.

    “VICKY, FÍJATE QUE el señor Presidente me pidió que le recomendara a alguien para Banco de México, pero la verdad, no sé a quién mandar: ¿me ayudas?”, y la gobernadora de Banco de México (Banxico) promovió a su amigo de años, subalterno desde la Secretaría de Hacienda y actual subordinado en el instituto central, lo cual va contra del principio de la Junta de Gobierno donde sus integrantes deben tener una opinión independiente. La anterior pudo haber sido la petición del Secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, quien otra vez demostró su desdén y afán de delegar decisiones relevantes. Omar Mejía-Castelazo viene con Rodríguez Ceja desde la Tesorería. En 2005 Arturo Herrera lo invitó al gobierno del DF cuando lo encabezaba Andrés Manuel López Obrador. Incluso hay quien asegura que son primos. Inició su licenciatura de Economía en la UNAM en 1997 y la concluyó en 2004, es decir, siete años después.OLGA BORJA, LA Juez Primera de Distrito Especializado en Concursos Mercantiles, admitió ayer la solicitud de Unifin que presentó el pasado 3 de noviembre. La empresa financiera que preside Rodrigo Lebois se mostró satisfecha con los tiempos del procedimiento concursal. La declración de concurso abre la etapa de conciliación, con la cual mantiene las negociaciones pro activas a fin de conseguir fuentes de financiamiento en créditos contra la masa y financiamientos de salida. La postura de Unifin, qu dirige Sergio Camacho, es mantener el negocio en marcha y buscar acuerdos consensuados con sus prestamistas preservando las operaciones y manteniendo a los clientes.

    Recientes