30 C
Cancún
miércoles, septiembre 22, 2021
Más
    OpiniónYa viene AeroBienestar: Darío Celis

    Ya viene AeroBienestar: Darío Celis

    Opinión

    DESDE HACE 10 meses se viene trabajando en la creación de una nueva aerolínea, la línea aérea de la 4T que equivocadamente Andrés Manuel López Obrador la promocionó como un rescate de Mexicana de Aviación.

    Su deseo de salvar a la empresa que llevó a la quiebra Gastón Azcárraga, y en la que estaban subidos empresarios como Angel Losada y Ricardo Amtmann, la planteó desde que era candidato presidencial.

    Pero esa posibilidad, como le platiqué aquí hace unos días, era inviable porque de la Mexicana que quebró hace diez años ya no queda ningún activo de valor, salvo la base de mantenimiento o MRO.

    Salvador Álvarez, el actual director de Altán Redes, es un amante de la aviación. Es piloto comercial certificado por la FAA de Estados Unidos. Cuenta con más de ocho mil 600 horas de vuelo y está activo.

    Vaya a saber de dónde su cercanía con la 4T, pero él está encabezando al grupo de inversionistas privados. Personeros de este gobierno le habían pedido antes entrar a Interjet, pero no le vio futuro.

    A Álvarez lo acompañan otros seis inversionistas, mexicanos con visión social y comprometidos con el país. Este grupo aportaría el capital inicial privado. Debajo de ellos viene un segundo grupo de inversores.

    En dos meses a lo sumo quedará lista la propuesta, que consta de plan de negocios, financiamiento, rutas y fabricante. El grupo de Álvarez está por contratar un despacho experto que valide el proyecto.

    La pinza se cierra con una cooperativa de trabajadores que sería el otro socio de esta nueva aerolínea. Desde hace un año en su conformación está metido de lleno Juan Manuel Martínez Louvier.

    Se trata del director del Instituto Nacional de la Economía Social (INES), un órgano desconcentrado de la Secretaría del Bienestar, que dirige Javier May, encargado de darle forma a esa cooperativa.

    Efectivamente, se integrará a partir de ex trabajadores de Mexicana de Aviación, pero eso no quiere decir que se vaya a rescatar a la malograda aerolínea. De 8 mil 650 que habían se reclutarán unos dos mil.

    Se pretende que sea una línea aérea que cubra dos tipos de mercados: el de vacacionistas que requieran moverse en viajes de placer; y el familiar, de gente que necesite viajar para visitar a un pariente.

    Una aerolínea adaptada a la nueva realidad que trajo consigo la pandemia de Covid-19. Entre los inversionistas y la 4T se cree que la coyuntura permite las condiciones para lanzarla.

    Su base, obviamente, sería el nuevo aeropuerto Felipe Ángeles que se construye en la ex Base de Santa Lucía.

    Ayer al interior de Grupo Financiero Banorte se anunció oficialmente la salida de Carlos Rojo de la Dirección General de la Oficina de la Presidencia. El movimiento fortalece sin duda al grupo de Marcos Ramírez y José Armando Rodal sobre la propia familia de Carlos Hank González y Carlos Hank Rohn. Aquéllos, director general del grupo y director general de Banca Mayorista, respectivamente, son los que traen la relación directa con los cerca de 50 fondos internacionales que hoy son accionistas mayoritarios del banco. Apunte entre muchos otros a Fidelity, Vanguard, BlackRock, JP Morgan, Aberdeen y Lazard. Los herederos de Roberto González Barrera poseen cerca de 13% de Banorte. La salida de Rojo, quien siempre fue la carta de los Hank para desplazar a Ramírez, también significa una victoria para quien está atrás de esos fondos internacionales y del managment que se afianza: Guillermo Ortiz Martínez, de quien se dice posee 3% del grupo.

    Más allá del deseo de Alonso Ancira de recuperar el control de AHMSA y de las versiones de que ya está negociando con dos grupos, la coreana Posco, que preside Jeong-Woo Choi, y la italino-argentina Ternium, de Paolo Rocca, existe un contrato vigente de asociación con la Alianza Minerometalúrgica Internacional. El grupo que encabeza Julio Villarreal sigue trabajando como si no sucediera nada: buscando capital para pagar los pasivos de la acerera de Monclova y optimizando la producción, como fue el acuerdo con el gobierno de Andrés Manuel López y que intermedió su Consejero Jurídico, Julio Scherer. Ese contrato tiene vigencia hasta el 14 de octubre y está sujeto a varias cláusulas suspensivas que obviamente Ancira ya está incumpliendo.

    Por cierto que el nuevo banquero de Julio Villarreal es Gustavo Vergara, viejo lobo de mar, ex interventor de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores con Eduardo Fernández para el caso de Banca Confía, cuando se lo intervinieron a Jorge Lankenau. De sus últimas incursiones en el sector apunte Accendo, encabezado por Javier Reyes de la Campa y, más recientemente, Banco Autofin con Juan Antonio Hernández. Vergara desembarca en Afirme justo cuando Alonso Ancira desconoció el acuerdo con Villarreal, que es acreedor de AHMSA con más de 300 millones de dólares y que implicaba una reestructura.

    Juan Jaime Petersen, Daniel Calleja y José Luis Navarro Tajonar son socios afectados por el take-over que en noviembre pasado efectuó el grupo de Roberto Guzmán en casa de bolsa Bursámetrica. Desplazaron de la presidencia a Ernesto O`Farrill. La Comisión Nacional Bancaria y de Valores no les ha autorizado ningún acuerdo de asamblea. En febrero el regulador les solicitó en un oficio la información del papel de Corafi, una sociedad financiera de la que emitieron deuda hasta por 9 mil millones de pesos. La marca Bursámetrica es de O`Farrill, que ya demandó por uso indebido ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

    Tal y como se esperaba, la jueza concursal de Altán Redes, María Concepción Martín Argumosa, autorizó el crédito de emergencia que había solicitado la compañía. Son 50 millones de dólares que ejercerán los accionistas, básicamente Morgan Stanley y el México-China Fund. En este último van de la mano Banobras que dirige Jorge Mendoza y Nafinsa a cargo de Juan Pablo de Botton, por lo cual estamos ante el primer rescate de una empresa privada por parte del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Otros que están metiendo dinero fresco en este DIP son el China Investment Corporation y el China Development Bank.

    Recientes