25 C
Cancún
Más
    Quintana RooCancúnLos cronistas de Cancún

    Los cronistas de Cancún

    Opinión

    Este mes nuestra ciudad cumple sus primeros 51 años de vida, desde que dio inicio su construcción como polo de desarrollo turístico, según establecieron los pioneros, el 20 de abril de 1970. Siete años después, el primer cabildo municipal, presidido por Alfonso Alarcón Morali, nombraba a don Raúl Patrón Abreu como el cronista de Cancún. Aunque ocupó tal cargo durante los siguientes doce años, de él no quedó ningún texto por escrito, por lo menos que sea de nuestro conocimiento. Promovió, eso sí, la creación de la hemeroteca, cosa que se llevó a cabo en la administración de Felipe Amaro Santana.

    Aún recuerdo ese pequeño edificio, justo al lado de la estación de Bomberos. Luego no lo vi más.

    Veintiún años después de que entraran las máquinas de Consorcio Caribe por el camino de terracería que hoy es la avenida Tulum, a construir la nueva ciudad, el primer número de Cancuníssimo salía a la luz. Desde el principio se pronunció como una revista hecha por y para cancunenses. Durante treinta años ha registrado con puntual mensualidad el acontecer social, cultural y el pulso turístico de nuestra dinámica urbe, y con el tiempo se ha convertido en un referente de la historia de nuestra ciudad.

    Hacia finales del 92, durante el interinato de Arturo Contreras, el cabildo nombraba como cronista oficial a Fernando Martí, quien antes había publicado el libro Fantasía de banqueros. Dos años después, don Rubén Encalada presentaba el primero de sus dos ibros artesanales, Crónicas de Cancún. Y en 1999, don Alfonso Covarrubias Lugo promovía su libro de anécdotas, Historias de Cancún.

    La Revista Pioneros empezó a circular en 2002, al mando de Francisco Verdayes, periodista historiográfico. Hasta la fecha y hoy de manera digital, nos entrega fascinantes capítulos de nuestra joven historia, y es abrevadero de muchos otros que escribimos acerca de la historia de nuestra ciudad. Su libro, Cancún antes de Cancún, deja por sentado que la historia de nuestro polo turístico existe desde antes que el Banco de México emprendiera el proyecto de la construcción de Cancún.

    También está el libro que dejara como legado Juan Bautista Reinhart, conocido como el pionero de la crónica deportiva de Cancún, en sus Historias deportivas, así como los libros de Juan José Morales, en donde detalló aspectos de nuestro cada vez más escaso entorno natural.

    Aquí le voy a parar. No pretendo cansarle, amable lector, con una lista de todas las publicaciones que se han hecho acerca de Cancún, pues son muchas y muy interesantes. Me incluyo al decir que somos varios los que nos hemos dado a la tarea de entrevistar, investigar y consignar la crónica de Cancún desde diversas trincheras. A lo largo de los años, hombres y mujeres hemos publicado en medios decirculación local testimonios del devenir de nuestra siempre cambiante ciudad.

    Los cronistas de Cancún

    Hace algunos años, cuando colaboraba en la sección de cultura del Por Esto!, escribí que

    Cancún merecía ya un Consejo de Cronistas, que la figura del cronista único de la ciudad era obsoleta y actuaba en contra nuestra.

    Demostraba yo en ese artículo que desde que Guillermo Tovar y de Teresa, el último Cronista único de la Ciudad de México propuso la creación del Consejo de Cronistas, ciudades grandes y pequeñas de nuestro país habían adoptado este modelo. La misma CDMX, Vallarta o Valladolid habían transitado de tener un solo cronista a la conformación, formal y oficial, de un Consejo de Cronistas. A la fecha, son muchas más ciudades que han adoptado este modelo, tanto desde la iniciativa gubernamental como desde la civil, a través de ONG’s, y funcionan de maravilla.

    Solo por citar un ejemplo: en Tepatitlán de Morelos, Jalisco, hay un reglamento para el Consejo de Cronistas, en el que tiene cabida todo aquel que se haya dado a la tarea de investigar y documentar aspectos de la vida del municipio; se pide de requisito que hayan publicado como mínimo un libro al respecto; y son nombrados por el mismo Cabildo. Pertenecen a este consejo de manera vitalicia miembros fundadores, activos y honorarios, dando lugar a cada persona involucrada en resguardar la historia local.

    En meses pasados presenté esta propuesta ante la regiduría que encabeza la Comisión de Cultura y Deporte de nuestro municipio. Estoy segura que avanzará a paso firme. Cancún, sus orígenes como ciudad de nueva creación, la historia de su turismo y las migraciones, los grandes y pequeños acontecimientos que van ensanchando nuestro acervo cultural, se escribe todos los días, y quienes lo hacen, merecen el reconocimiento y apoyo desde las más altas instituciones gubernamentales.

    Recientes