25 C
Cancún
sábado, septiembre 25, 2021
Más
    OpiniónFlorencia le abre otro frente a Claudia: Darío Celis

    Florencia le abre otro frente a Claudia: Darío Celis

    Opinión

    EL NUEVO DIRECTOR del Metro, Guillermo Calderón, encontró un tiradero en el Sistema de Transporte Colectivo de la CDMX. Cochinero que le dejó su antecesora, Florencia Serranía.

    La ex funcionaria se aprovechó de su cercanía con la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, para hacer lo que le vino en gana en lo que es uno de los organismos de movilidad más grandes del mundo.

    La semana pasada le adelanté que no había que perder de vista lo que está sucediendo con los trabajos de modernización y rehabilitación de la Línea 1, la más antigua y una de las más populosas del sistema.

    Serranía y sus huestes se empecinaron en adjudicar en noviembre del año pasado este contrato de 34 mil millones de pesos a la china CRRC Zhuzhou Locomotive, que a su vez subcontrataría empresas “amigas”.

    Desde el principio este megaproyecto estaba cantado: tenía que ser para los chinos y desde entonces cerraron las bases para que ellos ganaran. Se disculparon Alstom, Bombardier, IDEAL y Mitsubishi.

    Y es que hubo diez razones para salir corriendo: la cláusula de propiedad industrial e intelectual; la garantía solidaria de los socios y subcontratistas con términos y condiciones no acordes a mejores prácticas. 

    La dificultad para financiar el proyecto en UDIs, dada la manera de calcular saldos insolutos; el esquema de pago basado principalmente en los trenes entregados cuando el sistema de control y el sistema de vías representan más del 50% de la inversión.

    Las inconsistencias en fecha para la terminación del contrato; la obligación de aportar mil millones de pesos de capital desde la firma, en lugar de un pari pasu con el financiamiento.

    La imposibilidad de cambiar la estructura financiera una vez terminada la fase de construcción; el riesgo de que al tratarse de un contrato de prestación de servicios no se puedan deducir los intereses en el pago de ISR.

    La dificultad de instrumentar el proyecto en tiempo trabajando durante la noche y los veranos para que la Línea 1 continuara prestando el servicio, unos 240 millones de viajes.

    Y un proceso de licitación con tiempos apretados en el que se hicieron miles de preguntas, unas tres mil 218 para ser exactos, muchas de las cuales se quedaron sin respuesta.

    Los diez puntos impactaban la estructura de costos o bien aumentaban el riesgo del proyecto, lo que imposibilitó hacer una oferta dentro del presupuesto que tuviera una rentabilidad adecuada.

    Luego de la salida de Serranía por el escándalo de la Línea 12 llegó Calderón, pidió avances, no los vio y advirtió que si no cumplían rescindiría el contrato. CRRC ofreció prescindir de los subcontratados, los “amigos”.

    Y es que muchos fueron impuestos por el propio grupo de Serranía, empezando por la empresa Proyeco, que aseguraba una supervisión laxa. Los chinos o cumplen o se van, y ahora buscan a toda costa renegociar.

    En lo oscurito, Grupo Multimedios quiere meterse por la puerta de atrás y de la mano de Grupo Prisa a tomar control de Radiópolis. Aquí se lo informamos desde octubre del año pasado, cuando trascendieron negociaciones con Ana Botín y Santander para externderle una línea de crédito y comprarle la entonces participación que tenía Miguel Alemán Magnani. Fuentes cercanas a Francisco González negaron el interés. Pero ahora resulta que sí. El dueño de Milenio está más entusiasmado que nunca. Tan es así que ahora opera como publirrelacionista de Joseph Oughourlian, el nuevo dueño de Prisa, tras el repliegue de la familia que encabeza Ignacio Polanco. Se lo trajo a Andrés Manuel López Obrador para despresurizar la ríspida relación que el inquilino de Palacio Nacional sostiene con el periódico El País. Pero Prisa está cerca de perder el control en Radiópolis, que dirige aún Francisco Cabañas. El juez 24 de lo Civil de la CDMX, Roberto Yáñez, quedó anulado. Era el que les otorgaba todos los recursos. El expediente Prisa-Coral, ahora de Carlos Cabal, pasará al Juzgado 25 tras la resolución de un tribunal colegiado. Cabal, que posee el otro 50%, al margen de estar peleando con Prisa, no tiene posibilidad de negociar nada ni con ellos ni con Multimedios.

    Tras recibir ayer unos 12 mil 100 millones de dólares como parte de los Derechos Especiales de Giro del Fondo Monetario Internacional, ya se perfila un nuevo encontronazo entre el gobierno de la 4T y el Banco de México (Banxico). El ring será la Comisión de Cambios, integrada por tres miembros del instituto que gobierna Alejandro Díaz de León y tres de la Secretaría de Hacienda de Rogelio Ramírez de la O. Dado que Andrés Manuel López Obrador ya dijo que va por esa bolsa y dado, también, que en el banco la postura es que no se pueden llevar los recursos que forman parte de las reservas como si fuera dinero cash, la votación quedaría pareja, de no ser por el voto de calidad que tiene Ramírez de la O. En los próximos días podría haber un cisma en Banxico: o Díaz de León da su brazo a torcer y acepta que mediante una disposición legal Hacienda tome el dinero de las reservas, violando la autonomía del organismo, o desacata a la Comisión de Cambios y se pone en ruta de que sea destituido.

    En tanto no se realice la Oferta Pública de Acciones para que Fibra Plus fusione a Fibra HD, es difícil fijar el factor de intercambio de títulos. Fuentes cercanas al primer fideicomiso que capitanea Gustavo Tomé, hacen ver que resulta inviable que algunos accionistas fundadores de Fibra HD, que no representan ni el 1% de la empresa y que operan como valuadores, puedan decidir a nombre de los propietarios, en este caso las afores Coppel que lleva Juan Manuel Valle, Azteca de Ricardo Salinas y Profuturo de Alberto Bailleres, amén de otros inversionistas institucionales. Ayer, tras realizarse el Comité Técnico de la fibra de Javier Lomelín en la que se revisó la razonabilidad de ese factor de intercambio, renunció el consejero independiente Francesco Piazzesi. Antes, los demás consejeros coincidieron en que el valor propuesto por Tomé no es razonable. Lo dicho: la fusión entró en un escenario turbulento.

    Terminó la visita de la representación de la Agencia Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos y los cuatro funcionarios que vinieron a supervisar al gobierno de la 4T regresaron a su país con más pena que gloria: México solo ha podido avanzar 12.5% en la solución de los 24 puntos pendientes en la auditoría que llevó a ese regulador a degradar en mayo a categoría 2 la seguridad área mexicana. Solo dos puntos están solventados a entera satisfacción de la FAA. A ese ritmo se ve casi imposible que la Secretaría de Comunicaciones, a cargo del ausente Jorge Arganis, logre la recertificación en el tiempo récord de cuatro meses que se planteó. Sin embargo los estadonidenses reconocieron que la Agencia Federal de Aviación Civil, a cargo del general retirado Carlos Antonio Rodríguez Munguía, ahí la lleva. Va en el camino correcto.

    Pemex reservó por cinco años la información referida al monto que pagará por concepto de póliza por la explosión, el 2 de julio pasado, de la plataforma Ku-Charly perteneciente al activo integral de producción de Ku Maloob Zaap. Las huestes de Octavio Romero y Marcos Herrería en la opacidad total, igual que en los accidentes de la refinería de Minatitlán y un ducto en el complejo La Cangrejera, ambas, en abril. Y lo mismo va suceder con esta reciente conflagración KU-Alfa en la Sonda de Campeche. La aseguradora contratada por la empresa dizque productiva del Estado es la española Mapfre, que dirige Jesús Martínez.

    Recientes