28 C
Cancún
Más
    OpiniónEl emprendimiento femenino en México: Cristina Alcayaga

    El emprendimiento femenino en México: Cristina Alcayaga

    Opinión

    En la actualidad, aún persisten varios obstáculos que enfrentan las mujeres emprendedoras.

    El emprendimiento femenino contribuye importantemente al desarrollo de las economías de los países y sus regiones, así como al sustento familiar. En un estudio, el Instituto Mexicano de la Competitividad estableció que el concepto se refiere tanto a mujeres dueñas de negocios, como a las que trabajan por su cuenta. Estas últimas son en promedio 7.8 veces mayores que las empleadoras, su edad oscila entre los 25 y 44 años, son casadas, tienen uno o dos hijos y su nivel de escolaridad es secundaria.

    Las que son dueñas de empresa son más de 544,000 mujeres que equivalen al 21%; del total de empleadores en México, y su escolaridad promedio es universitaria.

    En la actualidad, aún persisten varios obstáculos que enfrentan las mujeres emprendedoras. La brecha salarial entre mujeres y hombres que trabajan por cuenta propia es del 37%; y de este grupo, las mujeres que están en la informalidad ganan 2.5 veces menos que las emprendedoras formales. Las causas más comunes de fracaso en los emprendimientos son; la falta de conocimiento del mercado, la mala administración, problemas con los socios, la brecha digital y el tiempo que necesitan dedicar a sus familias y al hogar.

    El financiamiento inicial comúnmente proviene de recursos propios o de familiares si no se tienen antecedentes crediticios previos. Tan solo el costo promedio para iniciar un micronegocio en nuestro país es de 25,920 pesos. En el caso de Micro, Pequeñas y Medianas empresas, -las MIPYMES-; una de cada tres, es propiedad de una mujer, pero cerca del 70% de estas, no tienen acceso al financiamiento bancario.

    Como política pública para abordar este tema, existen el Programa Nacional para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, PROIGUALDAD, así como la Unidad de Desarrollo Productivo, que sustituyó al Instituto Nacional del Emprendedor que apoya a las MIPYMES. Ambos comparten el objetivo de promover la autonomía económica de las mujeres; pero para alcanzarlo, se requiere que el gobierno federal y los estatales, realicen acciones afirmativas que impacten de forma masiva en las 32 entidades federativas, apoyando a los emprendimientos femeninos, democratizando el crédito, eliminando burocracias y aprovechando al cien por ciento los programas de financiamiento, capacitación y asistencia técnica que la Banca de Desarrollo como Nacional Financiera ofrece para apoyar a las emprendedoras.

    Hoy sería pertinente, lanzar una gran cruzada nacional por el emprendimiento que ponga un piso parejo en las oportunidades para las mujeres y a su vez que detone los proyectos de las y los emprendedores, como solución urgente a la recuperación económica que estamos viviendo, después de la pandemia que todavía no se acaba.

    Recientes