25 C
Cancún
Más
    NoticiasQuintana RooDiscurso de Cristina Alcayaga en el encuentro de empresarios con el canciller...

    Discurso de Cristina Alcayaga en el encuentro de empresarios con el canciller Marcelo Ebrard

    Opinión

    En el marco de su visita a tierras quintanarroenses, el canciller Marcelo Ebrard sostuvo un encuentro con empresarios, durante el que Cristina Alcayaga, presidente del Consejo Consultivo de Nacional Financiera, ofreció un poderoso discurso, que tuvo un gran impacto en los 400 asistentes al evento.

    Alcayaga, empresaria y columnista, durante el conversatorio reconoció la gran labor del canciller ante las dificultades que este destino turístico y sus visitantes tuvieron durante la declaración de la pandemia de COVID-19.

    Cristina Alcayaga con el Canciller Marcelo Ebrard

    Entre otras cosas, la destacada mujer habló de diversas situaciones que se viven en Quintana Roo, como el escaso presupuesto para abatir el rezago, así como el entorno político del joven estado del Caribe. Aquí te dejamos el mensaje completo de nuestra querida Cristina Alcayaga:

    “Señor Canciller, Marcelo Ebrard
    Señor Gobernador, Carlos Joaquín,
    Señora Subsecretaria Martha Delgado,
    Amigas y amigos,

    Bienvenidas y bienvenidos al Caribe Mexicano.

    Al trasluz de la grata tarde de este conversatorio, que evoca la poética frase “El mar es un tratado de paz entre la estrella y la poesía”, se han vertido ideales y conceptos que miran hacia el desarrollo sostenible de las ciudades de Quintana Roo.

    Señor Canciller, nuestra eterna gratitud por la ayuda que hizo posible el éxodo ágil de los turistas que se encontraban en Quintana Roo al momento de la declaración de la pandemia. Sin su apoyo y el de la Secretaría, nada de esto hubiese sido posible.

    El 18 de marzo de 2022 cuando se dio la instrucción de suspender actividades, teníamos en Cancún a 325 mil turistas de diversas nacionalidades.

    Iniciar de manera acelerada un retorno inmediato implicó coordinarnos con líneas aéreas, con nuestros 44 consulados locales y las embajadas de muchos países, así como prestar una asistencia en nuestros destinos.

    Todo ello fue posible por el acompañamiento de su equipo; usted logró en tiempo récord tramitar vuelos humanitarios, salvoconductos y muchas peticiones antes del cierre de los espacios para los países que lo impusieron.

    También fue decisivo en mantener el espacio aéreo abierto en nuestro país, por lo cual nuestras empresas lograron más adelante las certificaciones para recibir visitantes, por ser el turismo, un rector esencial en Quintana Roo.

    Por ello, pudimos abrir nuestras puertas el 8 de junio de 2020.

    Aquí se ha hablado de la afluencia constante de 20 millones de turistas por año y de cómo ha crecido Quintana Roo, lo cual es buenísimo porque hay empleo y generamos riqueza.

    Tan cierto como ello es que podríamos generar más si el presupuesto que nos otorga la federación, basado en los censos quinquenales, tuviera en consideración a la población flotante de alrededor de 300 mil personas por semana. El presupuesto actual, valga la reiteración, sencillamente no alcanza para abatir el rezago.

    Para muestra un botón. Tenemos entre 500 y 600 operaciones diarias en el aeropuerto. A la afluencia de turistas, hay que agregar la de los migrantes de nuestro propio país y de otras naciones, que vienen a buscar empleo y a instalarse en esta atractiva región.

    El crecimiento de las poblaciones y las ciudades rebasa con creces las capacidades institucionales de provisión de los bienes públicos indispensables para una vida digna: agua potable, seguridad, salud, etc. El brote de asentamientos irregulares en condiciones de grandes carencias es testimonio irrecusable de que se queda muy corto el presupuesto que nos otorga la Federación.

    Es capítulo aparte, la brecha laboral de género en Quintana Roo, que hoy es del 35%. En el ramo del turismo, la participación de las mujeres en las empresas privadas alcanza el 54%, pero muy pocas se encuentran en los cargos directivos y su ingreso es de entre un 35% y un 14% menor al de los hombres.

    La disparidad en la industria de la hospitalidad, particularmente en el acceso a las posiciones directivas, resulta alarmante. En los consejos directivos de Cancún, la presencia de las mujeres es del 20%, lo cual está por encima del resto de los sitios turísticos del país. (Es buena noticia), casi una excepción.

    Además de la carga social, sobre las mujeres solas, que abandonan sus lugares de origen y se privan del apoyo de sus redes familiares, se cierne la carga laboral. ¡Ahí el techo de cristal no se ha podido romper!

    En el ámbito de la política, lo mismo en el país que en Quintana Roo, tal como lo prevé el 41 constitucional, se concretó el ideal de la paridad política.

    Por primera vez, Quintana Roo será gobernado por una mujer. El Congreso estatal quedó integrado por 16 mujeres y 9 hombres. /En 7 de 11 municipios gobiernan presidentas municipales. /Contamos con 2 senadoras y 3 diputadas federales.

    Por contraste, hacemos votos porque pronto, y por primera vez, las Comisiones de Turismo del Congreso sean presididas por mujeres.

    No más brechas. Nos alcanzó el tiempo de la paridad de género. Los pasos decisivos deben darse desde la formación de las estudiantes de turismo y trabajar en conjunto con el sector privado, atendiendo las recomendaciones de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).

    Señor Canciller, hechos son amores. En el Sector Turismo apreciamos en lo que valen, y más, sus señales de buen amigo. La primera señal fue la formación del Consejo de Diplomacia Turística. Y tras ella, henos visto el arduo trabajo de los consulados y embajadas para promover la marca México. / Igualmente, destaca el acierto de cómo integró la materia de turismo en el Instituto Matías Romero, para capacitar a los funcionarios del Servicio Exterior.

    Le agradecemos de nuevo su presencia en esta su casa y esperamos que nos visite muy pronto otra vez.

    Gracias a todas y todos por estar aquí.

    Buenas tardes”.

    Recientes