23.9 C
Cancún
Más
    OpiniónCon los niños no: Darío Celis

    Con los niños no: Darío Celis

    Opinión

    EN EL GOBIERNO de la 4T la vacunación de los niños se desplomó dramáticamente: mientras que en 2015 el esquema completo era de 97.2% en los menores a un año, para el 2021 apenas llegó al 27.5%.

    En estos cuatro primeros años de la administración de Andrés Manuel López Obrador las vacunas también escasearon, provocando el resurgimiento de enfermedades prevenibles.

    De acuerdo con la más reciente Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut), la cobertura de vacunación completa hasta los dos primeros años es de solo un 31.1%, un retroceso histórico.

    Dos decisiones de Palacio Nacional provocaron el quiebre de este rubro: la cancelación de los contratos con Laboratorios Imperiales Pharma y los adeudos y los adeudos que se arrastran con la francesa Sanofi.

    En el primer caso, la Secretaría de la Función Pública la inhabilitó en 2020 por poco más de dos años y posteriormente la Procuraduría Fiscal inició querellas contra su presidente, Francisco Álvarez Morphy.

    Laboratorios Imperiales, que surgió en el sexenio de Enrique Peña Nieto, tenía el monopolio de la vacuna triple viral contra sarampión, rubéola y parotiditis, además de la anti hepatitis B10 mg.

    Fue proveedor de la Secretaría de Salud ahora al mando de Jorge Alcocer, IMSS de Zoé Robledo, ISSSTE de Pedro Zenteno, Birmex de Jens Pedro Lohmann Iturburu y de Pemex de Octavio Romero.

    Tras su veto y posterior investigación, las huestes de la 4T, como sucedió con el resto de las medicinas e insumos para la salud, han sido incapaces de normalizar el suministro de vacunas.

    El caso de Sanofi, que preside aquí David Pinho, es todavía más complicado porque hay un adeudo pendiente del gobierno federal de aproximadamente dos mil 104 millones 609 mil 329 pesos.

    Al 31 de diciembre pasado el pasivo era de tres mil 398 millones 601 mil pesos, de los que se pagaron en este gobierno ya mil 293 millones 992 mil. En marzo la 4T se comprometió con Sanofi a pagarle, al menos, 100 millones de pesos mensuales.

    No obstante ese convenio, los ejecutivos de Sanofi expresaron no solo su preocupación de la liquidación del saldo, sino cómo garantizar los pagos de la vacuna Hexavalente aún pendiente de entrega al país.

    Este antígeno es crucial para los niños porque previene seis enfermedades: difteria, tétanos, tosferina, poliomielitis, influenza tipo B y hepatitis tipo B.

    Hasta hace un par de meses Sanofi notificó su negativa a la entrega de dichas vacunas inicialmente como condición de que el gobierno les pagara el saldo de la deuda, lo que ocasionó el rezago en los programas de vacunación.

    Pero vino después una notificación de la multinacional que preside globalmente Paul Hudson, señalando que liberaría las vacunas Hexavalente conforme Birmex fuera realizando pagos del pasivo vencido y por el monto proporcional de cada pago, condición que rechazó la 4T.

    Luego de varias propuestas y contrapropuestas se acordó que Sanofi suministraría las vacunas y cancelaría la suspensión que ellos mismos establecieron unilateralmente, lo que, en teoría, va permitir que se cumpla el Programa de Vacunación 2022 en tiempo y forma.

    En diciembre de 2021 se realizaron pagos por 793 millones 992 mil pesos y conforme al plan de pagos que se propuso en marzo de 2022 se le han aportado 400 millones al pago de la deuda.

    Con los niños no.

    AHORA QUE POR primera vez la secretaria de Energía se topó con el rechazo abierto de algunos consejeros independientes de Pemex, como Lorenzo Meyer Falcón y José Eduardo Beltrán, que no quieren aprobarle más recursos para la construcción de la refinería de Dos Bocas, cobra vigencia el señalamiento que cuatro años atrás hizo uno de los seguidores del llamado “Proyecto de Nación” que Andrés Manuel López Obrador encomendó a su equipo económico asesor original. Hablamos de Adolfo Hellmund, el principal consejero de temas energéticos, que terminó por distanciarse del tabasqueño mucho antes de que asumiera la Presidencia. Este avezado financiero siempre remó a contracorriente de Rocío Nahle y advirtió que la refinería ni iba a costar ocho mil millones de dólares, que no empezaría a producir combustibles antes de 2024 y que la tecnología elegida no era ni la más moderna ni la más barata.

    PUES NADA, QUE ayer el inquilino de Palacio Nacional dejó claro en su conferencia mañanera que la venta de Citibanamex va, a pesar de que el Juez 71 en Materia Civil de la CdMx impuso medidas cautelares que después la Tercera Sala del Tribunal Superior de Justicia ratificó. Faltaba más: “a mí que no me vengan con que la ley es la ley”. Andrés Manuel López Obrador aseguró que los recursos de Amado Yáñez y Oceanografía no serán impedimento. En paralelo, tras haber quedado en firme esas medidas, el banco que preside Manuel Romo consideró que no hay bases legales sobre las medidas cautelares, particularmente dadas las alegaciones infundadas contenidas en la demanda. El 27 de julio Banamex había impugnado la medida vía amparo en una corte federal y su admisión deberá ser resuelta por un tribunal colegiado.

    RODOLFO PÉREZ ACABA de ser fichado por María Asunción Aramburuzabala para que se haga cargo de la venta de lo que resta de sus empresas en México. Hace tiempo le informé que la mujer de negocios decidió irse del país tras de que Andrés Manuel López Obrador asumió la Presidencia. A Pérez lo conoció cuando vendió sus acciones de la Cervecería Modelo a InBev Anheuser-Busch. Era director gerente de Morgan Stanley y después se fue a Goldman Sachs como director de Banca de Inversión. Aramburuzabala ya se deshizo de Kio Networks y lleva tiempo tratando de enajenar sus escuelas y activos inmobiliarios de Abilia.

    EN DOS MESES y medio va empezar la contienda para asumir la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Abiertamente cuatro ministros han manifestado su interés: Alfredo Gutiérrez Ortiz-Mena que trae el respaldo del secretario de Gobernación, Adán Augusto López; los independientes, Javier Laynes y Alberto Pérez Dayán; y la que siente que trae el apoyo del Presidente Andrés Manuel López Obrador, Jasmín Esquivel. Hay un quinto, que no es malo, y que sería el caballo negro: Juan Luis González Alcántara Carrancá. Nadie ha adelantado el sentido de su voto a favor de ninguno, pero los escarceos ya iniciaron.

    Recientes