28 C
Cancún
sábado, octubre 16, 2021
Más
    OpiniónArranca venta de México Tower Partners: Darío Celis

    Arranca venta de México Tower Partners: Darío Celis

    Opinión

    LA SEMANA PASADA arrancó el proceso de venta de México Tower Partners (MTP), que lleva como agente financiero a Morgan Stanley, que comanda Jaime Martínez-Negrete.

    Fue en mayo de 2014 cuando Digital Bridge, que preside Marc Ganzi, y el Fondo de Infrastructura Mexicano de Macquarie, que lleva aquí Jonathan Davis, fusionar sus portafolios de torres de telecomunicaciones.

    La combinación de activos creó en México un joint-venture en el que cada parte posee 50%. El paquete original contenía aproximadamente 550 torres que daban servicios a operadores de telefonía.

    En siete años el equipo de José Enrique Sola llegó a dos mil 500 torres, detrás de Telesites de Carlos Slim con 16 mil torres y American Tower que dirige aquí Guillermo Cordera, con cerca de nueve mil.

    Aunque se espera que haya muchos interesados en conocer sobre esta transacción, el número de postores sería limitado en virtud de los factores que pesan sobre el entorno de las telecomunicaciones en México.

    El primero de ellos tiene que ver con el significativo peso que ejerce Telcel, que lleva Daniel Hajj, empresa afiliada a Telesites, ya que éstas rara vez colocan sus equipos en torres que no sean las propias.

    La participación de mercado de casi 65% integrado verticalmente por las empresas del también dueño de Telmex, limita enormemente el tamaño del mismo y, por el ende, el interés de los inversionistas.

    Telesites se encuentra en proceso de colocar una emisión adicional en los mercados a través de su Fibra Sites, para continuar su plan de inversión en las torres e infraestructura que seguirá requiriendo Telcel.

    Otro elemento en contra del proceso de venta es la salida de Telefónica-Movistar, que comanda Camilo Aya, para convertirse en un operador móvil virtual, lo que desalentó a los inversionistas en torres.

    Esos mismos inversores apostaron en su momento a un mercado en crecimiento, donde habría cuando menos tres operadores fuertes: amén de Telefónica y Telcel, AT&T, que capitanea Mónica Aspe.

    Agregue además la situación financiera por la que atraviesa Altan, presidida por Bernardo Sepúlveda, que también son clientes importantes de los operadores de torres de telecomuicaciones.

    Para cualquier posible comprador de MTP resultará fundamental contar con un Altan recuperado y un AT&T que dé firmes señales de su compromiso de largo plazo con el mercado mexicano.

    Mientras en otras latitudes los activos de infraestructura de telecomunicaciones, tanto de torres, fibra óptica y centros de datos alcanzan precios record, en México se cotizan con descuentos.

    Por ejemplo, la métrica utilizada para valuar estos activos por unidad, es el Tower Cash Flow (TCF). En transacciones recientes en Estados Unidos el múltiplo de adquisición ha rondado entre las 22 y 24 veces.

    En Brasil y Colombia ese factor oscila entre 20 y  22 veces, peron en México, previo a los problemas de Altán y Telefónica, rondaba en los 18 TCF, en las mejores operaciones.

    Pero hoy en día los expertos calculan que las nuevas transacciones se ubicarán entre los 12 y 14 veces TCF, lo cual obligue a los vendedores a ajustar sus pretensiones, o buscar soluciones más creativas.  

    Hasta el año pasado los de MTP estimaban que podían colocar sus activos en unos mil millones de dólares.

    La cartera de Crédito Real ya rebasó los 90 días de morosidad que establecen las reglas de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, que preside Juan Pablo Graf. Los deudores de la financiera que dirige Angel Romanos, representan una cartera vencida que rebasa los 120 días. Se estima que el hoyo financiero es superior a los 12 mil millones de pesos. Hace unos días enviaron a grupo compacto de inversionistas la lista de los 10 deudores más relevantes. Los principales accionistas, léase José Luis y Eduardo Berrondo y Jorge Esteve están tratando de deshacerse de todos los créditos y solicitando a esos morosos que prepaguen o reestructuren. El escenario es capitalizar o recuperar la cartera vencida.

    Los tenedores del papel de GIA+A con que se financió el penal de Oaxaca no se lograron poner de acuerdo en el consentimiento del descuento de 15% en la contraprestación que les venía pagando el gobierno federal. El martes fue su asamblea. Entre los poseedores del tranche nominal no se alcanzó quórum y en el udizado incluso hubo votos en contra. Los inversionistas van a tener que volver a la mesa de negociación. A ellos no les corre prisa pero a los de Hipólito Gerard sí, porque tendrían que absorber el golpe de ese descuento que de hecho ya se observa en el pago de las facturas atrasadas. Le decía que el bono a reestructurar ronda los cinco mil millones de pesos.

    Tal cual le adelanté hace un par de días, Constructora Subacuática Diavaz se adjudicó el contrato de ingeniería, procura y construcción del segundo adosado de PP-Maloob-B a instalarse en la Sonda de Campeche. Pemex Exploración y Producción, que para fines prácticos sigue manejando Miguel Ángel Lozada, recibió solo la oferta de la empresa de Luis Vázquez Sentíes. El contratista que dirige Sergio Aceves ganó un negocio de 33 millones de dólares. Se registraron pero ya no entraron a la puja Sapura Energy que comanda Bruno Picozzi, Permaducto de Rodrigo Lobo y Gescomex & Asociados que representa Miguel F. León.

    Recientes